Comparar listados

Francisco Jaramillo en Fango Studio va más allá de la creación

Francisco Jaramillo en Fango Studio va más allá de la creación

El diseñador antioqueño lleva cinco años consolidando su marca, un trabajo que no solo implica diseñar sino abrirse camino.

Texto: Maria Antonia Giraldo Rojas


Cuando se fue a Europa a estudiar y trabajar después de haber terminado su carrera, hace casi diez años, la mayoría de las marcas de mobiliario y diseño local no existían. “En las tiendas de muebles todo era traído de afuera y si necesitabas algo especial, te ibas a El Retiro a que te lo hicieran, pero no había propuestas de diseño”, cuenta. Con un trabajo concienzudo y original, a varias manos, el panorama del diseño local ha cambiado y se ha ido mostrándole al consumidor por qué un objeto de diseño tiene el precio que tiene y por qué vale la pena pagarlo, pero para Francisco todavía queda mucho por hacer.

Quienes son diseñadores de producto, como él, deben aspirar a que las marcas compren sus diseños y sean ellos los encargados de la producción. Esta es la normalidad a nivel internacional, circuito en el que Jaramillo se ha hecho un lugar con la participación en eventos como la exposición Toussaint en Neuchâtel, Suiza. Las marcas nacionales poco exploran esta modalidad; por lo tanto, los diseñadores deben involucrarse en todas las partes del proceso de producción de sus objetos, lo que no les enseñan usualmente en las academias. A Francisco le gustaría salvar este vacío para que los diseñadores estén mejor preparados para enfrentarse al mundo profesional, por eso colabora con @teidentidad, una iniciativa que reúne diseñadores de producto, arquitectos y fotógrafos para trabajar con estudiantes y crear proyectos en talleres, “para promover la educación de una manera mucho más aplicada”, explica.

Todas estas acciones apuntan a mejorar la calidad del diseño local y la proyección de sus profesionales, sin dejar de lado la sensibilización del consumidor colombiano, para que invierta cada vez más en este tipo de productos, pues sus piezas más únicas y experimentales, como la colección Samaná  (exhibida en 2017 en el Abierto Mexicano de Diseño), que usa el café como sellador, son más apetecidas por los compradores internacionales. Sin embargo, para Jaramillo, es cuestión de tiempo que esta base de consumidores locales aumente y que el mercado internacional esté al alcance de los diseñadores nacionales, quienes tendrán que apostarle cada vez más a la experiencia personal, fuera de las tendencias globales y la imitación.

 

img

1036610073

Artículos Relacionados

Tendencias pospandemia que guiarán este 2022

Entornos naturales, flexibles y enfocados en el bienestar responden a las nuevas relaciones que...

sigue leyendo
por PROPIEDADES

El saber artesanal y local protagonistas en el diseño contemporáneo del 2022

Hablamos con el mexicano Fernando Laposse para definir algunas claves del diseño...

sigue leyendo
por 1036610073

6 hoteles en Colombia para vivir una experiencia diversa

Cada vez hay más opciones para viajar y aunque muchas veces el interés recae sobre la ciudad que...

sigue leyendo
por 1036610073