Comparar listados

¿Es rentable invertir en construcciones sostenibles?

¿Es rentable invertir en construcciones sostenibles?

A primera vista, las construcciones sostenibles pueden parecer más caras que las tradicionales, sin embargo ofrecen ventajas financieras y de confort que en el largo plazo lo pueden beneficiar.


Los proyectos constructivos pueden ser tan complejos como se pueda imaginar. Estéticamente deben ser atractivos, con una estructura fuerte y resistente en el tiempo y, previo a su desarrollo, deben cumplir una extensa lista de requisitos y regulaciones de ley para poder llevarse a cabo.

Hoy, también es menester analizar las edificaciones desde el punto de vista de la sostenibilidad y eficiencia, es decir, que los proyectos conversen tanto como se pueda con el cuidado del medio ambiente y que durante su construcción se produzcan los menores desperdicios posibles, además de hacer un uso razonable de recursos como el agua y la energía para mitigar en parte la huella contaminante.

Sin embargo, esos factores pueden encarecer el precio de los inmuebles debido a la implementación de procesos más tecnificados y mejores materiales refinados. Incluso se suele creer que los proyectos sostenibles están orientados hacia el mercado inmobiliario de lujo. De ahí surge la pregunta, ¿es realmente rentable invertir en construcciones sostenibles?

Para Clara Hidrón, directora de Innovación y Sostenibilidad de la constructora Conaltura, “invertir en un proyecto de vivienda sostenible representa un beneficio para quienes consideren que en un futuro se convertirá en una fuente de ahorro y en una forma de comprometerse con el planeta y con la sociedad”. La directora explica que, hasta el momento, las construcciones sostenibles se asocian más con los consumidores jóvenes que valoran los atributos de sostenibilidad, pero no es algo exclusivo del sector, sino que impacta a muchas otras industrias.

Beneficios para compradores

De acuerdo con la especialista, las viviendas sostenibles buscan aprovechar los elementos naturales como el viento, el sol y, en algunos casos, el agua de lluvia. De esta forma es posible ver un impacto positivo reflejado en la factura de los servicios públicos, lo cual, a la larga, puede representar un gran ahorro.

Y es que solo en términos energéticos, una vivienda sostenible puede ahorrar hasta un 60 % más respecto a una vivienda convencional. Incluso durante el proceso de construcción se protege la salud de los trabajadores, pues los materiales que se utilizan no son tóxicos ni nocivos para la salud.

Además, en muchos casos integran otras fuentes o métodos de energía renovable como el aprovechamiento del calor ambiental “con calderas de alto rendimiento y bombas de calor; la energía eléctrica con sistemas de cogeneración, paneles fotovoltaicos o generadores eólicos”, explica Hidrón, añadiendo que “cuanto más adaptada esté la vivienda al entorno, será más funcional y tendrá mayores ventajas en cuanto a iluminación natural, ventilación, calidad del aire y conexiones con el transporte público”.

Ventaja económica

Aunque a priori las construcciones sostenibles puedan resultar más costosas si se comparan con una tradicional, lo cierto es que hoy se impulsan cada vez más estrategias a favor de la sostenibilidad que representan beneficios tangibles para los compradores.

Una de las principales son los llamados bonos verdes, un instrumento con el que el Gobierno y las empresas obtienen recursos para financiar proyectos ambientalmente responsables, que ayuden a disminuir las emisiones de gases de tipo invernadero.

A nivel familiar se crearon los créditos verdes, ofrecidos en el país por entidades como Bancolombia para invertir en proyectos de construcciones sostenibles. Estos representan, por ejemplo, una disminución en la tasa del crédito respecto a los tradicionales y plazos de pago más amplios.

Impacto real

Según un informe presentado por el blog 360 En Concreto, del Grupo Argos, por lo general durante el curso de la construcción, hasta la mitad de los materiales utilizados terminan convirtiéndose en escombros o desechos, por lo que tomar acciones es vital para reducir amenazas como los efectos del cambio climático, la escasez de agua y recursos, o las agresivas demandas que genera la sobrepoblación.

Para lograrlo se realizan estudios en diferentes campos, que abarcan desde los materiales de construcción (para establecer cuáles son más ecológicos), hasta el diseño y la construcción con el fin de determinar un proceso que ayude a disminuir costos económicos y ambientales.

¿Cómo saber si de verdad estoy invirtiendo en un proyecto sostenible?

Para saber si la edificación es verdaderamente sostenible esta debe contar con algún tipo de certificación en sostenibilidad. Por lo general las salas de negocios ofrecen información al respecto o realizan publicidad con las particularidades que tiene cada obra. Algunas de las certificaciones sostenibles más comunes en el mercado colombiano son LEED, EDGE y Referencial CASA.

img

1036610073

Artículos Relacionados

¿Cuál es la mejor forma de hacer un abono a capital?

No se trata simplemente de entregar un dinero extra al banco. Con la estrategia correcta puede...

sigue leyendo
por PROPIEDADES

¿Crédito hipotecario o leasing habitacional? Estas son sus diferencias

Estas son las figuras crediticias más usuales para comprar vivienda en Colombia. Y aunque...

sigue leyendo
por PROPIEDADES

Un valle para el desarrollo urbano

Milla Fontibón se proyecta como una de las alternativas más llamativas para vivir en el...

sigue leyendo
por PROPIEDADES