Comparar listados

Las tendencias de 2020 que se quedan el 2021

Las tendencias de 2020 que se quedan el 2021

La nueva normalidad aceleró algunas tendencias y cambió otras que estaban pensadas para tener más protagonismo en 2020, estas son las que se vieron y seguiremos viendo hasta mediados de 2021.

Texto: María Antonia Giraldo Rojas


El oficio de cazar tendencias y hacer prospectiva sobre cómo vamos a vivir los próximos años es vital para la industria del consumo. Gracias a estos observadores se definen los colores de las telas, los materiales de los objetos y las necesidades a cubrir por parte de las diferentes marcas. Ellos observan el panorama internacional, pero también aplican los desarrollos locales; leen y analizan todo tipo de manifestaciones culturales para establecer corrientes y ayudar a los empresarios a desarrollar productos exitosos.

En un año extraordinario como el 2020 sería natural pensar que nadie habría podido pronosticar lo que sucedería, sin embargo, los reportes ya tenían claro desde el año pasado que íbamos a pasar más tiempo en casa, nos enfocaríamos en nuestra salud y la espiritualidad recuperaría la importancia perdida como faro ante la incertidumbre. Por supuesto que hubo temas que fueron más efímeros de lo que se esperaba y otros que saltaron a la primera plana antes de tiempo, pero lo sorprendente es cómo las tendencias mantuvieron su rumbo a pesar de los cambios intempestivos. Para aclarar lo que vivimos y adelantar un poco de lo que vendrán, Propiedades Home & Living consultó con tres expertos sus visiones sobre las tendencias 2020 – 2021 en el hogar y la decoración.

Estéticas con significado

Maite Cantero, coordinadora de Investigación de Moda de Inexmoda, pudo determinar con su equipo de Fashion Snoops tres estéticas que marcarían los colores, materiales y enfoques de los productos como tendencias de finales del 2020 y principios del 2021, las llamaron: Dream Factory, Oriel y Crosslines.

Dream Factory corresponde a la idea del hogar como santuario, donde los espacios adquieren un mayor significado para quienes los habitan y por ello piensan en mejorarlos con elementos que los balanceen, como ciertas texturas y colores o elementos tecnológicos. Los colores son pasteles y los materiales pretenden estimular los sentidos, inducir a la relajación e infundir algo de optimismo, a pesar de las circunstancias.

Oriel es más otoñal en sus colores y tiene referencias a la nostalgia, se buscan objetos llenos de significado que cuenten historias del pasado y tengan un valor sentimental, por lo que es una tendencia abierta a la restauración y por ello hace referencia a la sostenibilidad.

Crossline es más futurista y por ello es, tal vez, la que menos se vio estéticamente. Reúne formas inspiradas en el brutalismo y colores iridiscentes, sin embargo, sí tuvo presencia en la novedad de materiales lisos, con propiedades que pueden contribuir a un ambiente más saludable y que son fáciles de limpiar.

Para Maite, el hogar cobró mucha más relevancia en general por la cantidad de tiempo que empezamos a pasar en él. La decoración se volvió más importante porque con las videollamadas abrimos una ventana al mundo y empezamos a observar qué era todo lo que teníamos, si en realidad lo necesitábamos y cuánto debíamos renovar para que la casa tuviera funcionalidad como espacio de trabajo, descanso, entretenimiento y salud. El orden, el teletrabajo y la salud mental se volvieron tópicos importantes, al igual que la adopción de mascotas y las actividades que nos pudieran desconectar de las pantallas, como los juegos de mesa o los proyectos de manualidades como las huertas caseras o todo lo que tiene que ver con el bricolaje, por lo que muchas marcas incursionaron con éxito en la venta de kits para este tipo de actividades.

Se mantendrán muchas de estas tendencias en 2021, pero aparecerán nuevas, pues es un proceso dinámico. La presentación de lo que viene la hará el equipo de Fashion Snoops en el Colombiatex que será del 26 al 28 de enero, un evento que mezclará virtualidad y presencialidad, como probablemente serán los grandes eventos en adelante.

Rituales de bienestar

Una vez una tendencia se establece en el mercado inmediatamente después aparece su contraparte, es decir que, en términos prácticos, la informalidad que acompañó el 2020 puede que se encuentre en 2021 con las ganas de volver a producir los diferentes momentos. Sin embargo, para Catalina Marín, consultora de tendencias de WGSN para Latinoamérica, no se perderá el territorio ganado en términos de comodidad. El descanso y la relajación continuarán siendo importantes en el hogar, por lo que los rincones creados especialmente con este fin, junto a los accesorios que los complementan como las velas para aromaterapia y las fragancias para hogar, van a verse con mucha  fuerza.

Así mismo lo artesanal y los elementos que puede hacer usted mismo van a estar presentes aportando calidez, textura y personalidad a la decoración. Esto no solo se manifiesta en este campo sino en todo lo relacionado con el estilo de vida.

La cocina adquirió una gran importancia, pues no solo es un área social más, sino que las personas tienen una mayor conciencia sobre lo fundamental que resulta la buena alimentación. Cocinar se volvió un hobby que saca de la rutina y hasta una forma de subsistencia para quienes perdieron sus empleos fijos y decidieron emprender. Entonces los gadgets y accesorios para preparar diferentes platos estarán en boga.

Lo mismo sucede con la oficina en casa, para adultos y niños, pues seguirá presente la necesidad de hacerla cada vez más agradable. Importante que los muebles además de diseño tengan mucha funcionalidad, pues los consumidores pensarán más sus compras en estos términos y estarán buscando accesorios que les dé la flexibilidad que sus espacios necesitan.

El exterior entra por la puerta principal con plantas, huertas caseras, mascotas y movimiento. Quienes tienen patios, balcones y terrazas buscarán hacerlos más funcionales, y aquellos que no los tienen querrán dedicar áreas adentro para suplir esa necesidad de verde y aire, pues no es seguro qué tanto se podrá viajar y salir durante 2021. Catalina afirma que habrá espacio para la novedad en el mercado, pero de manera conservadora y muy bien pensada.

Espacios que cuentan historias

La narrativa se apodera de todos los ámbitos de la vida, incluso de la decoración. Para el diseñador David del Valle los objetos que entraron en el hogar en 2020 y llegarán como tendencia en 2021 deben tener una historia que contar. Puede ser que su diseño hace referencia a un pasado común, o que fue adquirido en un viaje, es hecho por artesanos que trabajan en una técnica ancestral o es de una marca local.

Después de pasar tanto tiempo en casa y realmente vivirla, aparece la necesidad de reformarla, en especial la sala, que se convierte en lugar de trabajo, entretenimiento y descanso. El diseño de iluminación y los colores neutros son fundamentales para lograr la flexibilidad que permite completar todos estos objetivos, además, hay una búsqueda por lo natural.

Los consumidores están cada vez más informados, entonces temas como los materiales y la proveniencia de los objetos pesarán más en la decisión de compra, sobre todo en la búsqueda por la sostenibilidad como concepto total, es decir, no solo en términos ambientales —por ejemplo dejando el plástico afuera y buscando favorecer el consumo local que significa menos emisiones de CO2 en términos de transporte— sino que busca beneficiar a comunidades de artesanos o emprendedores locales, así eso signifique pagar un precio más alto.

Los compradores también sabrán percibir cuándo un producto solo se está disfrazando tras la etiqueta “eco” y en realidad no está aportando más que ingresos a la empresa que lo produce, pues tanto el consumidor como el estado empezarán a ser más exigentes con los productores en estos términos alrededor del mundo.

Estas decisiones de compra que permiten contar una historia o comenzar una conversación es lo que se prefiere pues los individuos buscan sentirse más únicos. Por eso, según Del Valle, ha aumentado la búsqueda de un diseño interior personalizado, donde los clientes se sientan a compartir sus gustos e historia personal con un diseñador que les pueda brindar espacios que realmente los representan, lejos de la tendencia a tener áreas decoradas con inspiraciones de redes sociales y objetos producidos en masa que terminan por uniformar todos los hogares.

Para David, también ha cambiado la mentalidad de las personas con respecto al valor de las cosas, cada vez se entiende más por qué un objeto artesanal o de diseño local es más costoso. Aunque todo esto corresponde a tendencias, el diseñador anhela que se convierta en una cultura y cada vez haya mejores opciones de compra.

img

El Colombiano

Artículos Relacionados

Poltrona Jozzia en tres dimensiones

Creado por el brasileño Régis Padilha este sillón se configura como un objeto del deseo para los...

sigue leyendo
El Colombiano
por El Colombiano

Tiny House, una opción real

Una casa pequeña en el campo puede ser la solución para quienes quieren salir de la ciudad y no...

sigue leyendo
El Colombiano
por El Colombiano

5 proyectos que te harán soñar con un espacio pequeño

En pocos metros puedes solucionar todas tus necesidades con una buena distribución y tal vez algo...

sigue leyendo
El Colombiano
por El Colombiano