Comparar listados

Si no tiene pensión, le podría servir esta alternativa

Si no tiene pensión, le podría servir esta alternativa

Con la renta vitalicia inmobiliaria nace un nuevo paquete de seguros que servirán principalmente para que la población adulta de Colombia genere un ingreso adicional.

Textos: Ángel Orrego


Solo tres de cada 10 personas se pensionan en Colombia y se estima que apenas el 25 % de la población joven actual podrá acceder a la pensión, de acuerdo con estadísticas de Fasecolda.

Para mitigar ese impacto y darle al adulto mayor otras posibilidades diferentes al sistema de pensiones, el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Vivienda, presentó hace algunos meses la figura de hipoteca inversa; un mecanismo criticado por su cercanía con el sector bancario, que finalmente no prosperó.

Sin embargo, el pasado 26 de octubre se aprobó el decreto 1398, a través del cual se reglamenta la renta vitalicia inmobiliaria en Colombia; un instrumento que ofrecerán las compañías aseguradoras del país por el que cualquier persona que tenga casa propia (sin límite de edad)  podrá entregar su inmueble como medio de pago y recibir una renta mensual hasta el momento de su fallecimiento. Algo  muy parecido a lo que buscaba la hipoteca inversa pero con algunas variaciones.

Francisco Javier Valderrama, abogado y vicerrector académico de Unisabaneta, explicó que aunque son modelos más o menos parecidos, el efecto jurídico es diferente. “En la hipoteca inversa la persona conserva la propiedad y el banco tiene una garantía, pero en la renta vitalicia se entrega el dominio de la casa a una compañía aseguradora. Así, el que era dueño, continúa siendo un tenedor que no se puede sacar del inmueble y disfruta de una renta mientras permanezca con vida”, dijo.

Cómo funciona

Al instrumento de renta vitalicia inmobiliaria podrá acceder cualquier hogar. El decreto no especifica un mínimo de edad, sin embargo es poco probable que se apruebe el producto a una persona muy joven o su grupo familiar, dado que en el contrato se podrán establecer otras personas beneficiarias que también podrán hacer uso del inmueble hasta que fallezca el último de ellos.

La aseguradora se encarga de los gastos de notariado y registro asociados a la transferencia de la propiedad y del pago de los impuestos derivados de la propiedad sobre el bien inmueble, mientras el beneficiario paga los servicios públicos y las cuotas ordinarias de administración.

Valderrama destacó una de las novedades del decreto:el derecho de retracto por el que el tomador puede solicitar que se reverse el contrato. Para esto se deberá pagar a la aseguradora el valor de lo percibido hasta el momento y los gastos relacionados en el traspaso del dominio por la nueva propiedad.

Funciones y modalidades

Todo el proceso de concertación entre las partes, en el que se fijan los montos a percibir mensualmente, parte de un avalúo comercial del inmueble. Hay dos tipos: inicial y periódico. El inicial lo deberá cubrir el tomador (cliente), mientras que el avalúo periódico, que por lo general se realiza cada tres años, lo cubrirá la aseguradora.

Cuando la propiedad esté a nombre de varios dueños, la aseguradora y los tomadores podrán pactar de manera libre los porcentajes de distribución de la renta. Además, el monto mensual de la misma se actualizará cada año con el índice de precio al consumidor (IPC) que establezca el Dane. También podrá ser más o menos dependiendo de los avalúos periódicos.

Se estipula, además, otra modalidad llamada de tipo inmediato, donde la compañía aseguradora paga una prima única al inicio del contrato, que se entiende como si hubiese abonado cierta cantidad de rentas mensuales por un tiempo determinado. Al cumplirse ese tiempo, la aseguradora continuará abonando las cuotas mensuales al tomador normalmente.

“La casa fue el fruto del esfuerzo de una persona y ahora también puede servir para que no pase necesidades durante su vejez.”, Francisco Javier Valderrama, abogado, vicerrector de Unisabaneta.

Renta vitalicia en el mundo

Según el Ministerio de Vivienda, más de 35 países cuentan con productos similares que sirven para la generación de ingresos extra a través de los patrimonios inmobiliarios de los hogares. Francia, España, Estados Unidos, Canadá, Bélgica y Alemania son algunos de ellos. “En todos estos países el producto se ha implementado de forma positiva y ha logrado proveer una solución para mejorar las condiciones de vida de las familias, en especial, de los adultos mayores”, sostuvo la entidad.

img

El Colombiano

Artículos Relacionados

¿Construir en pandemia? Tres trabajadores cuentan su experiencia

En el mes del trabajador de la construcción hablamos con quienes se mantuvieron firmes, aportando...

sigue leyendo
El Colombiano
por El Colombiano

Tranquilidad y comodidad en Llano Azul

Girardota es un punto estratégico en el desarrollo urbanístico del Valle de Aburrá que se...

sigue leyendo
El Colombiano
por El Colombiano

¿Es rentable invertir en construcciones sostenibles?

A primera vista, las construcciones sostenibles pueden parecer más caras que las tradicionales,...

sigue leyendo
El Colombiano
por El Colombiano