Comparar listados

Oriente antioqueño: desarrollo urbano a toda máquina

Oriente antioqueño: desarrollo urbano a toda máquina

Los municipios del Oriente más cercanos al Valle de Aburrá enfrentan retos para convertirse en las ciudades del futuro.

Texto: Maria Antonia Giraldo Rojas

No es un secreto que el Oriente antioqueño, especialmente el Valle de San Nicolás, ha tenido un importante crecimiento urbano en los últimos años. Los motivos son varios y cambiantes en el tiempo, sin embargo, el primero y más claro es la topografía y bondad del clima, como lo señala Juan Sebastián Cadavid, jefe de desarrollo local y gestión territorial de Marinilla.

La mayor apertura de este valle, en comparación con el del Aburrá, facilita la construcción y hace que el aire circule mejor. De ahí que el aeropuerto José María Córdova, con su posterior zona franca, se haya instalado en Rionegro, junto con múltiples industrias que se fueron quedando sin espacio en Medellín y que vieron en la cercanía a la autopista a Bogotá, una ventaja para la logística de su producción. Así los linderos de esta vía se fueron llenado de factorías y bodegas, que dinamizan la economía y población de la región.

Con este desarrollo comenzó la necesidad de una mejor conexión intermunicipal que tiene como gran hito el Túnel de Oriente, inaugurado el año pasado. Este se complementa con los planes de red vial de los diferentes municipios a largo plazo, por ejemplo, la vía entre El Carmen de Viboral y El Santuario, así como las doble calzadas en la zona de Llanogrande. Para Fabio Ríos, director ejecutivo de Municipios Asociados del Altiplano del Oriente Antioqueño (Masora), la prioridad en este aspecto deben ser completar las vías existentes con doble calzada, pues muchas muestran su estrechez en fines de semana con el alto flujo vehicular, y trabajar en vías rurales que faciliten a los campesinos el transporte de sus productos a los centros urbanos y fuera del departamento.

Para el arquitecto Jaime Rendón, es clave que se aprenda de los errores de las ciudades más grandes y se invierta desde ya la pirámide de movilidad en el Oriente antioqueño. “La prioridad es el peatón, luego la bicicleta, el transporte colectivo y, por último, el transporte privado. Anteriormente funcionaba distinto, pero ya el planeta nos ha dicho que habíamos pensado al mundo de manera equivocada. En ese orden de ideas, se requiere un sistema de movilidad importante de ciclovías, andenes y transporte público, con proyectos como el tren de Rionegro, que se debe integrar con los otros municipios, para formar una red de transporte público masivo sostenible conectado con los equipamientos más determinantes”. En este sentido Rionegro ya ha dado pasos con la creación de su sistema de bicicletas públicas, que próximamente también tendrán Marinilla y La Ceja del Tambo, cuenta Ríos.

Nuevas conexiones

Ese énfasis en el transporte público despierta la inquietud de constituir un sistema integrado intermunicipal que les dé a las personas que trabajan en un municipio y viven en otro, más facilidades. También se necesita que este sistema se entienda con el del Valle de Aburrá para disminuir los tiempos de desplazamiento. La dificultad de este proyecto no solo está en las trabas que ponen las empresas privadas de transporte de cada municipio, como lo señala Cadavid, sino en la complejidad que significa tomar decisiones colegiadas a falta de un órgano administrativo que realmente aglutine las políticas públicas de toda la región del Oriente antioqueño. Existe Masora, también está la figura de Provincia Administrativa y de Planificación, pero hay quienes afirman que la mejor opción es el Área Metropolitana, un proyecto que se estaba tramitando con el Gobierno Nacional pero quedó suspendido por la pandemia, pues requiere de una consulta popular que ahora no es prioridad, explicó Ríos.

Municipios como Rionegro, El Carmen de Viboral y Marinilla están empezando a juntar sus cascos urbanos, mientras que otros como Guarne y El Retiro se encuentran cada vez más integrados al Valle de Aburrá, señala Cadavid. Guarne se está empezando a encontrar con Bello y goza de toda la influencia industrializadora de la autopista Medellín-Bogotá, mientas que El Retiro se incorpora a Envigado como otra opción de vivienda para quienes prefieren el sur de la ciudad. La conurbación es un fenómeno orgánico e inevitable en la región, de ahí la necesidad de la agremiación para el trabajo conjunto.

Un desafío permanente

Otro reto importante en ese crecimiento es la sosteniblidad. El aspecto de los servicios públicos de calidad está cubierto por Empresas Públicas de Medellín, sin embargo, preocupa la cultura que privilegia el automóvil particular. Además de ser la opción más contaminante dentro de la pirámide de movilidad, su superabundancia deja insuficientes las vías nuevas y privilegia los valles en un paisaje antioqueño que es principalmente montañoso.

“A pesar de que muchos dicen que llegan al Oriente antioqueño en busca de la naturaleza, pareciera que no les gustara nuestro paisaje. Antioquia es una región totalmente montañosa, pero la gente quiere un lote plano. En vez de adaptarse a la topografía, crean parcelaciones artificiales cortando árboles y moviendo tierra, todo para que puedan llegar en carro a la sala de su casa”, afirma Rendón con preocupación. Claramente la sostenibilidad no solo debe estar en las políticas públicas sino en la voluntad de los individuos, pero, según Rendón, las primeras se pueden orientar de mejor manera para que se eviten este tipo de situaciones y se vuelva a una conexión real con la naturaleza, por ejemplo, en la cercanía con las fuentes hídricas, de las que tradicionalmente se exige una separación, pero esta lleva a que la ciudadanía las olvide y terminen contaminadas.

32 % de la participación en actividades secundarias (industrias manufactureras y construcción) en Antioquia está en Oriente.

Futuro imparable

La región no parará de crecer, pues el aumento de los precios del suelo en el Valle de Aburrá, además de los problemas de movilidad y contaminación, hacen que el Valle de San Nicolás sea cada vez más atractivo para individuos y empresas. Al mismo tiempo, las áreas de vivienda más amplias, la mejor calidad del aire y el contacto con el verde han aumentado su importancia dentro de los factores que determinan una decisión de compra para las familias desde la experiencia del aislamiento preventivo y la crisis de salud mundial, que aún no termina.

Otro proyecto que continúa sumando atractivos a la región es el aeropuerto José María Córdova, que ha evolucionado hacia un proveedor de servicios desde la apertura del centro de mantenimiento de aeronaves de Avianca, MRO (Maintenance, Repair and Overhaul), y proyecta su segunda pista. La zona se piensa como una ciudad-aeropuerto con sistemas logísticos avanzados, hoteles, equipamientos para actividades económicas, comercio, ocio, recintos feriales y oficinas, entre otros.

El reto es lograr que el nivel de crecimiento urbanístico no supere el ritmo constante de la mejora de la infraestructura ni devore los recursos naturales, para evitar el colapso, lo que no solo implica un compromiso de diferentes entes nacionales y locales, sino también de la misma ciudadanía que debe empezar a modificar sus hábitos de consumo y a adquirir más conciencia de la importancia de conservar su entorno de la mejor manera posible.

EQUIPAMIENTOS DE CALIDAD

Hospitales: el Oriente antioqueño cercano cuenta con una amplia red hospitalaria que incluye entidades que atienden casos de alta complejidad, entre los que se encuentran la Clínica Clofán y los hospitales San Vicente Fundación, Valle de San Nicolás, San Juan de Dios de Rionegro y Nuestra Señora de La Candelaria.

Universidades: Eafit, la Universidad de Antioquia, la UPB, el Politécnico Grancolombiano, el Politécnico Jaime Isaza Cadavid y el Minuto de Dios tienen sedes en esta región. Otras instituciones como la Católica de Oriente y la EIA tienen allí su sede principal.

 

img

El Colombiano

Artículos Relacionados

Laureles: donde converge la tradición y el comercio

Este barrio es uno de los puntos de referencia de Medellín, no solo por su tradición, sino...

sigue leyendo
El Colombiano
por El Colombiano

En Piemonti es posible respirar aire puro cerca de la ciudad

Torres pequeñas de apartamentos en un sector campestre, ese es el concepto que define a este...

sigue leyendo
El Colombiano
por El Colombiano

La construcción, sector clave para recuperar la economía colombiana

Por generación de empleo y por dinámica comercial es uno de los pilares más importantes para el...

sigue leyendo
El Colombiano
por El Colombiano