Una casa que se une con el paisaje | Revista Propiedades

Una casa que se une con el paisaje

Artículo por on
banner_una_casa_que_se_une_con_el_paisaje

La casa Gozu, de Opus, conjuga su materialidad con el terreno hasta mimetizarse entre las montañas del Oriente antioqueño. Una obra que destaca sin romper la armonía del campo.

Textos María Camila Duque E. Fotos Isaac Ramírez/Opus

El trabajo conjunto entre los arquitectos de Opus Estudio y María Paula Zuluaga, de Pezeta Diseño & Mobiliario, dio como resultado una casa en la que la arquitectura y el interiorismo conversan sin esfuerzo para definir espacios cálidos que enfatizan el sentimiento de hogar y que privilegian la entrada de la naturaleza. Un ejercicio que solo se logra partiendo de las condiciones del ambiente y que va tomando forma mientras se camina con el cliente.

Al llegar al terreno en el que se iba a construir la casa, los arquitectos de Opus se encontraron con un lote triangular en el que sobresalían, entre otros elementos, tres visuales imponentes: a un costado se alzaba un bosque nativo, en la montaña del frente, una pinera, y al otro lado, un valle que se extendía entre pequeñas colinas hasta donde alcanzaba la vista.

vista

“En la oficina tenemos una visión de sostenibilidad y trabajamos a partir del paisaje, entendido en términos de la relación cultural y del clima. Analizamos este espacio, definimos que los vientos predominantes son de norte a sur y establecimos el asoleamiento, entre otros factores que tomamos en cuenta para hacer la propuesta”, explica Manuel Jaén, co-director de proyectos de Opus.

 

Por parte de María Paula y su familia, los clientes, los requerimientos eran claros: la casa debía tener una zona social amplia y acogedora, teniendo en cuenta que cocina, comedor y sala serían el epicentro de las actividades de todos; y, por otro lado, una zona íntima de habitaciones alejada de la social para los momentos de descanso. Por último, una pieza especial considerando las temperaturas del lugar, una piscina climatizada. De acuerdo con estos usos y teniendo en cuenta los elementos naturales determinantes, la oficina desarrolló paralelos, cada uno destinado a un uso particular.  El bloque de la izquierda alberga las habitaciones, mientras que el de la derecha, el área social. Una distribución que está lejos de ser arbitraria y que le da cabida a numerosos detalles que hacen de esta obra algo particular.

 

Un patio exterior sobre el que se exponen todos los módulos que componen la casa da la bienvenida al hogar. El acceso es por una puerta ancha de madera oscura que se abre al hall de entrada con una vista impresionante de la piscina y la pinera en el fondo. Este espacio intermedio, recubierto en vidrio, articula los módulos y cumple con una función fundamental: “Lo dejamos a propósito como un invernadero. Durante el día capta el calor para después repartirlo por los volúmenes, aunque si hace buen día se puede abrir para aprovechar la circulación de los vientos”, comenta Manuel.

 

A la izquierda se extienden las cinco habitaciones, con ventanas piso-techo orientadas al bosque. “Esto les da una visual cálida en términos espaciales y de percepción”, asegura Carlos Cano, coordinador de proyectos de Opus. Gracias a su ubicación se benefician además del sol de la tarde porque “el poniente da sobre este costado y queríamos que así se calentaran las alcobas para la noche”, agrega Manuel.

“Un proyecto refleja la identidad de quien lo habita”.— Manuel Jaén, Opus Estudio.

befunky-collage

Naturaleza entrante Desde la disposición de los tablones en los jardines interiores se evidencia la intención de difuminar los límites entre el interior y el exterior.

La presencia del bosque determinó también parte de la volumetría de la edificación. Con la intensión de difuminar los límites entre el afuera y el adentro, se instalaron unos jardines interiores y exteriores que generan una conexión con la naturaleza circundante y sirven de transición entre los cuartos de la casa.

 

Las circulaciones cumplen su parte en este objetivo con remates abiertos que ofrecen visuales inesperadas. “Quisimos aprovechar al máximo el paisaje y no darle una visión única. Si fuera un corredor recto, desde el principio ves lo que pasa, pero como generamos diagonales, descubrimos espacios o enfoques distintos. La casa tiene esos quiebres para proporcionar ángulos interesantes”, comenta Manuel

Eficiencia
El hall de entrada hace un uso eficiente
de la luz solar al permitir la calefacción
de los espacios en la noche sin la necesidad de
utilizar sistemas eléctricosespecialProporción
Para los espacios con techos altos son ideales
los muebles robustos que manejan una
proporción adecuada con las dimensiones
de la habitación.

06_

imagen-11_

Así, unas claraboyas repartidas estratégicamente por toda la casa abren los espacios al exterior, permiten la entrada de luz y se convierten en un elemento decorativo con estructuras en concreto que bajan semejando una especie de linterna. En una vista aérea de la casa le aportan dinamismo a una cubierta que desde su concepción ya es bastante especial y única.

 

“El dueño de la casa requería techos altos, pero el problema con ellos es que el aire caliente sube y se enfrían muy rápido. Usamos la cubierta vegetal porque durante todo el día recibe calor del sol y en la noche lo transfiere dentro de la casa”, agrega Manuel.

 

Otro aspecto que resalta es su forma, con picos que suben y bajan semejando el movimiento de las montañas que rodean la propiedad, sirviendo a su vez como prótesis al pedazo de colina que se quitó cuando se estaban definiendo los lotes de la parcelación.

 

Con el verde del techo conjugan perfectamente los demás colores presentes en los materiales elegidos por la diseñadora de interiores y dueña de la casa. El amarillo de la piedra, sumado al cobrizo de la estructura metálica de la edificación y la madera oscura le dan el aire rústico propio de una casa de campo, mientras que el vidrio la conecta con su entorno y le abre las puertas a un estilo definitivamente contemporáneo ■

OPUS ESTUDIO

Locación
Medellín
Socios
Manuel Jaén
Carlos David Montoya
Carlos Andrés Betancur
Premios
XXV Bienal Colombiana de
Arquitectura y Urbanismo,
en la categoría de Diseño
Urbano y Paisajismo.