ENTRE LA RAZÓN Y LA EMOCIÓN | Revista Propiedades

ENTRE LA RAZÓN Y LA EMOCIÓN

Artículo por on
explora

El arquitecto y urbanista Alejandro Echeverri llega por dos caminos a la misma meta: diseñar espacios que transforman la realidad de la ciudad y de las personas.

Textos: María Camila Duque
Fotos: cortesía Alejandro Echeverri + Valencia Arquitectos

Los grandes cubos rojos que adornan con su color el paisaje norte de Medellín, antes cubierto de ladrillo y verde, se erigen en la mente de muchos como el símbolo de una transformación que creó puentes entre los dos extremos tan disímiles de la capital antioqueña. El hombre tras la hazaña, su cara visible, el arquitecto urbanista Alejandro Echeverri alterna su vida y obra entre la ciudad y la arquitectura.

Descripción: Parque Explora Personajes: Fecha de evento: 01/02/2013 Foto: Juan Antonio Sanchez Foto: El Colombiano

Descripción: Parque Explora Personajes: Fecha de evento: 01/02/2013 Foto: Juan Antonio Sanchez Foto: El Colombiano

EL URBANISTA

El pasado noviembre, en Tokio, Japón, el arquitecto antioqueño fue la novena persona y el primer latinoamericano en recibir el Premio Obayashi, uno de los más prestigiosos del mundo, por sus contribuciones en el estudio y desarrollo de las ciudades. Algo curioso si se tiene en cuenta que “a mí no me interesó tanto el urbanismo en un principio”, comenta entre risas.

A lo que le atribuye el despertar de su interés y todo el trabajo que estaría por venir es a la ciudad de contrastes, su natal Medellín. “Mi vida transcurrió en una ciudad que es maravillosa por su geografía y su gente, pero trágica por su violencia y desigualdad”, reflexiona. Durante sus primeros años como arquitecto empezó un trabajo que le permitió conocer la realidad de “la otra ciudad”. “Empecé a preguntarme cómo podía hacer para conectar algo de mi esfuerzo y mi trabajo con el problema urbano del centro y de la zona norte”, recuerda.

En ese momento tomó la decisión de ir a Barcelona en búsqueda de herramientas y conocimientos prácticos que le dieran bases y le permitieran influir en la realidad de los barrios del norte de Medellín. Allí, de la mano de grandes urbanistas, como Joan Busquets y Manuel de Solà- Morales, Echeverri inició sus estudios de doctorado en la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) y regresó a Colombia para comenzar el trabajo de ciudad.

En la primera década del 2000, su trabajo como funcionario le valió un gran reconocimiento nacional e internacional como gerente de la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU), durante el gobierno de Sergio Fajardo, con la implementación de proyectos de urbanismo social y políticas públicas de inclusión alrededor de las obras del metrocable y los parques biblioteca.

Además, fue el arquitecto diseñador del Parque Explora y del edificio Ruta N, nuevos íconos de la ciudad. Todos estos esfuerzos le hicieron merecedor de prestigiosos premios internacionales como el Curry Stone Design Prize en 2009 y el Veronica Green Rudge Prize otorgado por Harvard en 2013, donde además adquirió el título de Loeb Fellow en 2015.

Desde entonces sus esfuerzos en el trabajo de ciudad se han enfocado en ser el director del Centro de Estudios Urbanos y Ambientales (Urbam) de la Universidad Eafit. “Urbam es un centro académico atípico. Trabajamos en investigaciones que se relacionan directamente con la realidad, con casos de estudio y trabajo de la vida cotidiana. Hacemos consultorías e investigaciones para alcaldías, gobiernos departamentales y nacionales, entre otros”, comenta. Otro rasgo diferenciador es que en él confluyen esfuerzos y saberes desde lo urbano, lo ambiental y lo social, con la intención de procurar proyectos más holísticos, que respondan verdaderamente a las problemáticas de zonas tan complejas como el Urabá.

imagen-ruta-n-01

Centro de innovación: El edificio de Ruta N se ha convertido en un ícono de encuentro, relacionamiento de saberes y construcción de alianzas.

Y es que para hacerlo no solo basta con el conocimiento técnico que tienen los profesionales. El relacionamiento con la comunidad es fundamental para el éxito de un proyecto urbanístico. Lo explica el arquitecto: “Lo más importante es construir procesos de diálogo y conversación. Hay que combinar las obras de transformación física con obras de gestión social o acción cultural. El urbanismo construye historias cuando logra hacer transformaciones importantes y las historias no son solo ladrillos, son fundamentalmente humanas”.

“ Las relaciones humanas se construyen a través de los espacios”.-Alejandro Echeverri.

imagen-cantagirone-natura-01

Proyectos particulares: La distribución de los espacios genera dinámicas entre las personas que habitan los lugares. Esto convierte cada proyecto en único. Aquí, una casa del proyecto. Cantagirone Natura.

EL ARQUITECTO

Quizás más desconocida en la esfera pública es la faceta de arquitecto diseñador de Alejandro Echeverri. Claro, Ruta N y el Parque Explora son difíciles de pasar por alto, pero sus demás obras, trazos y obsesiones son un secreto bien guardado que está en la base de lo que es el urbanista. Principalmente, el tema de bajo impacto ambiental y sostenibilidad son una marca que puede identificarse en todos o casi todos sus trabajos. Ruta N fue el primer edificio certificado Leed Gold y su firma de arquitectura, Alejandro Echeverri + Valencia Arquitectos, acaba de terminar el diseño de un banco de germoplasma comisionado por el Centro de Investigación de Agricultura Tropical (Ciat) que será el primer edificio Net Zero de Colombia, es decir, con cero consumo adicional de energía y agua al que puede producir la misma edificación.

Parte de este interés viene de su fascinación por la geografía y la naturaleza, algo que lo lleva a querer involucrarla cada vez más en su trabajo. “Trato de entender las plantas y los árboles y busco cómo incorporar este tipo de cosas en la vida cotidiana de la ciudad. Sueño con desarrollar un diseño que haga una relación armónica entre lo ambiental y lo urbano”, afirma. Algo que cumple con creces el banco de germoplasma del Ciat.

Además de esto, el trabajo con lugares que la gente habita regularmente lo apasiona. “El diseño es una actividad muy bonita porque te abre un campo de trabajo muy amplio. En ese proceso intervienen la razón y la emoción, tiene algo de ciencia y algo de arte”, comenta.

La clave, asegura, está en encontrar el balance entre los requerimientos específicos de cada proyecto, porque estos cambian de acuerdo con las personas que lo habitan, y no traicionar las obsesiones del arquitecto. El Parque Explora, por ejemplo, era una idea sin programa establecido.

Fue un trabajo conjunto con los científicos para crear un espacio que respondiera a estas necesidades y donde son protagonistas también los corredores, los balcones y los juegos con la sombra. Todas obsesiones particulares de Echeverri. “Los espacios intermedios que permiten la relación entre el interior y el exterior son una marca particular que, además, responde a unas condiciones climáticas privilegiadas de nuestro territorio.

Así puedo acercar la naturaleza y el paisaje a las personas”, argumenta el arquitecto. Entre las inspiraciones que lo han influenciado están la arquitectura tradicional con sus espacios secuenciales y corredores; el trabajo del colombiano Fernando Martínez Sanabria y del portugués Álvaro Siza Vieira; y por otro lado, sin lugar a dudas, sus recorridos de ciudad.

“Subir y bajar por los barrios populares con la gente y ver sus vidas es maravilloso. Hay muchos problemas, pero también historias con potencial para trabajar y colaborar en los proyectos de forma magnífica”.

“La ciudad con todos sus retos, es un territorio de innovación extraordinario”. — Alejandro Echeverri

LA CONJUNCIÓN DE AMBOS

Hacer la distinción de su trabajo en el ámbito público o privado, como arquitecto diseñador de casas particulares o como gestor de espacios públicos que transforman barrios y ciudades, no tiene gran importancia. Ambos mundos, al fin y al cabo, llegan a lo mismo: “Soy fundamentalmente arquitecto diseñador. Mi urbanismo se traduce en la transformación del espacio. Yo diseño la ciudad” ■


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *