Diseño Made In Colombia | Revista Propiedades

Diseño Made In Colombia

Artículo por on
banner-principal-870x370-diseno

Una generación de diseñadores que no solo proyectan sus obras al mundo para dar a conocer una identidad nacional, sino que además lo hacen desde casa.

disenadores

Textos María Camila Duque Fotos Cortesías Folies Artesano, Cruz de la Pava y Fango Studio

La historia del diseño industrial y de objetos en Colombia no es muy extensa ni reconocida. Si bien hay algunos nombres que han dejado huella en la memoria nacional por sus logros e impacto en el mundo, casi siempre se trata de personajes que han hecho carrera en otras latitudes. El Abrazo de Camila de Alberto Mantilla le dio la vuelta al mundo, partiendo de Nueva York; Margarita Matiz puso su refrigerador Frio en órbita con el lanzamiento en Suecia y Rodrigo Torres, hasta hace poco, dejaba nuestra nacionalidad en alto desde Italia.

Ahora es el turno de marcas jóvenes que, aprovechando el buen momento que vive el diseño en Colombia, se dan a conocer internacionalmente con propuestas frescas y de calidad que empiezan a esbozar una identidad nacional. En esta edición presentamos tres ejemplos de este movimiento con obras que mezclan artesanía y tradición, con una mirada
internacional y atemporal.

befunky-collage

FOLIES ARTESANO
Diseñadoras
Jimena Londoño
Eugenia Robledo
Trabajo
Mobiliario y objetos
Locación
Bogotá

PAREJA PERFECTA

Las circunstancias en las que se creó Folies no son las más usuales. Jimena tiene 37 años y Eugenia 25. La primera es arquitecta y la segunda diseñadora industrial. Una tiene años de experiencia en el medio, la otra los conocimientos frescos de la universidad. Y, sin embargo, fueron el par perfecto para darle vida a esta idea de mobiliario y objetos que ahora estrena su propio espacio en la calle de los anticuarios en Bogotá.

Aunque ambas son de Manizales, se conocieron en la capital cuando la diseñadora se convirtió en la pupila de la arquitecta y, un poco desencantadas con lo que les ofrecía el mercado en sus respectivas profesiones, decidieron emprender con un proyecto que las apasionaba. Fascinadas por la estética del siglo pasado y con la noción romántica de los muebles vintage que cuentan historias, los primeros trabajos de Folies consistieron en la restauración de muebles antiguos para la venta. Más adelante, empezaron a diseñar y elaborar los propios de la mano de artesanos locales, tomando como inspiración principal la modernidad de mitad de siglo XX, lo que dio origen a Fifties, la primera colección de la marca.

“Queremos hacer objetos duraderos y entrañables, que reflejen la identidad de la persona que los compra, tratamos de alejarnos de lo que ‘está de moda’”, comenta Jimena. Con este propósito en mente, han logrado desarrollar una firma que refleja la esencia de Eugenia y Jimena, con una singular paleta de colores y un manejo elevado del metal, la madera y el mármol, materiales protagonistas en sus obras.

Con dos colecciones en su portafolio y una más en camino, las manizaleñas se consolidan y se dan a conocer en un país “con mucha madera y una gran sensibilidad frente a la creación y la manualidad”, concluye Jimena.

befunky-collage2

Fango Studio
Diseñador
Francisco Jaramillo
Trabajo
Objetos y piezas escultóricas
Locación
Medellín

 

LAS FORMAS DEL FANGO

Atraído por la idea de fabricar mobiliario, Francisco Jaramillo decidió continuar su educación en Europa una vez se graduó como ingeniero de diseño de producto. Sin embargo, y por cuestiones del azar, redescubrió el diseño de objetos mientras trabajaba con una ceramista española que lo introdujo al material que le daría inicio a Fango Studio.

A su regreso al país, tenía dos cosas claras: una, que incursionaría como docente para trabajar desde la academia por la próxima generación de diseñadores colombianos y dos, la idea de lo que debía ser Fango, “Mi gran interés es crear esos objetos que están en la línea entre arte y diseño industrial”, asegura.

De esta manera empezó la conceptualización y fabricación de la primera colección de Fango, Desayuno en la montaña. Se trata de una serie de objetos en cerámica que materializan el ritual del desayuno campesino antioqueño. “Me enfoco en rescatar la cultura colombiana, en este caso la propia, por las experiencias que he vivido con mi familia”, comenta sobre su inspiración.

Durante la producción, su naturaleza curiosa lo llevó a experimentar con materiales y texturas propias del tema de estudio, por ejemplo, probando acabados con la grasa de la leche en la cerámica. Un rasgo que lo ha impulsado a explorar con nuevos materiales tradicionales, como el vidrio, y otros no tanto, como huesos de animales o cáscaras de huevo.En Samaná, su segunda colección, los protagonistas son el café y la madera.

Con estos objetos, Fango ha logrado establecer un sello propio, caracterizado por las formas simples, los diseños depurados y los colores neutros, sin ser dogmático. “De la curiosidad empiezan a surgir cosas y a medida que vas haciendo, resulta que tienes una identidad de la que salen productos que se vuelven atemporales”, reflexiona Francisco.

Establecer una identidad propia es uno de los retos más complejos a los que se enfrentan los diseñadores actualmente.

ATENCIÓN AL DETALLE

Las siluetas irregulares y las formas atípicas de los diseños Cruz de la Pava cumplen con el objetivo de sus creadores de romper paradigmas, en cuanto a mobiliario se refiere. Y, aunque podría pensarse así, nada es gratuito en la obra de Camilo Cruz y Felipe de la Pava, diseñador y arquitecto respectivamente, radicados en Bogotá. Por el contrario, todo está calculado con precisión y cada decisión pensada hasta la última consecuencia.

Ambos empezaron estudiando arquitectura juntos en la capital. Y, aunque Camilo cambió de enfoque hacia el diseño, la visión creativa y el trabajo seguían uniéndolos hasta que nació la marca en la que son titulares, donde trabajan con un equipo de arquitectos y diseñadores en proyectos de interiorismo y producción de mobiliario.

La intención que marcó el inicio de Cruz de la Pava fue suplir la necesidad de muebles y objetos de alta gama en el mercado nacional. Sin embargo, después de analizar las condiciones, decidieron idearlos y fabricarlos ellos mismos, plasmando en cada uno su visión del diseño.

Todo nace del concepto. “Empezamos a desglosar diferentes propuestas y abstraemos un tema en particular que puede venir de cualquier parte. La naturaleza, por ejemplo, nos inspira mucho. Estos temas generalmente tienen geometrías de fondo, entonces, podemos aplicarles fundamentos básicos del diseño y materializarlos en muebles”, comenta Camilo.

A este proceso se le suma el resto de rasgos que le ponen el sello a Cruz de la Pava. Sofisticados colores oscuros con el uso de materiales nobles, como la madera; metales en tonos dorados y una estética ecléctica que los hace resaltar en cualquier espacio. ¿El resultado? Muebles que, por sus características materiales y espaciales, llegan a convertirse en piezas escultóricas, pensadas para que nunca pasen de moda, porque precisamente no atienden a ninguna moda.

befunky-collage

 

Diseñadores
Camilo Cruz
Felipe de la Pava
Trabajo
Mobiliario y diseño de inteiores.
Locación
Bogotá

 

PLATAFORMA CERO
Cruz de la Pava, Folies y Fango Studio, en compañía de otras tres marcas colombianas, se unieron para crear Plataforma Cero, un proyecto que busca inspirar e impulsar el trabajo de jóvenes diseñadores y emprendedores para darles visibilidad, tanto en el mercado nacional como internacional, con planes de participar en las grandes ferias del mundo con una muestra que pueda representarnos como país.