articulo | Revista Propiedades - Part 35

Artículos

Piden política metropolitana para regular construcción en altura

Artículo por on

Hace tres décadas Medellín y su área metropolitana dejaron atrás el modelo de crecimiento urbanístico norteamericano para adoptar uno que, para muchos urbanistas, se denota propio.

De las casas de dos niveles con espacios amplios, solares y grandes jardines, como réplicas de viviendas tipo americanas, se pasó a una grupo de edificios de apartamentos que superan los 20 pisos.

Esa tendencia de crecer en altura, que cada vez se consolida más y muestra, con firmeza, el camino de la transformación urbanísticas en el valle de Aburrá, para representantes del gremio constructor debe ser regulada y según expertos se requiere límites adaptados por una política de vivienda metropolitana.

El furor por la construcción en altura, como también se le ha llamado al desarrollo de edificios de apartamentos, lo demuestra el más reciente informe entregado por la Lonja de Propiedad Raíz, en el que se señala que este año se vendieron 12.241 unidades de vivienda nuevas, de las cuales más del 95 por ciento son en estructuras verticales.

Luis Fernando Arbeláez, catedrático de la Universidad Nacional y experto urbanista, indicó que el argumento de las firmas inmobiliarias para seguir creciendo hacia arriba es que se agotó el suelo urbano. Por eso—añadió—se cambió el paradigma de la ciudad horizontal a la vertical.

“Los nuevos modelos urbanos en el mundo, donde el crecimiento es denso y compacto, son más eficientes y permiten, como sucede en Bogotá que se planteó no crecer al norte para proteger suelos, concentrar la construcción adentro de la ciudad y proteger el suelo”, anotó.

Expansión se ve en ventas

En el valle de Aburrá, la expansión al norte y sur se ha dado también con crecimiento vertical y esa tendencia la dilucida la adquisición, en lo corrido del año, de 3.324 unidades de vivienda nuevas en Bello, superando a Medellín (3.239), Sabaneta (2.063) y Envigado (1.300).

Según los expertos, los indicadores de la creciente construcción en el 2015, han sido jalonados por la producción de viviendas de interés social (VIS), promovida por auxilios entregados en los programas del Gobierno.

También hablan los gremios de la construcción de un mayor desembolso de créditos hipotecarios a familias de bajos ingresos.

De acuerdo con la Lonja, al cierre del primer semestre había 17.792 unidades disponibles en 363 proyectos y que suman 1,2 millones de metros cuadrados. Este indicador solo es superado en el país por Bogotá, sumado a municipios aledaños, con 22.042 unidades.

Para Federico Estrada, director de La Lonja, el crecimiento vertical no se debe mirar como algo nocivo para una urbe, sino como la posibilidad de tener ciudades más compactas.

“Es más inteligente el desarrollo no horizontal. Es generar ciudades compactas manteniendo el equilibrio en cuanto a generación de espacios físicos e infraestructura vial”, explicó.

El directivo gremial. Entre tanto, manifestó su preocupación por una eventual dilatación de la formulación de los macroproyectos, como mecanismos que viabilizarán la construcción en el área central de la ciudad dotada de equipamiento y servicios públicos.

“Esto por no contar con un plano de zonas geoeconómicas homogéneas, no se puede disponer plenamente de instrumentos de gestión del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) como son la venta y transferencia de derechos de construcción, donde es absolutamente necesario tener tablas de precios de suelo”, dijo.

Crecer, no hiperdensificar

Los gremios constructores coinciden en afirmar que el modelo al que le apuntan en materia de urbanización en el Valle de Aburrá es al del crecimiento hacia adentro.

Esto, sin duda, implica el levantamiento de más edificios. De hecho, el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) plantea la construcción de 426.000 viviendas, la mayoría en las laderas del río Medellín.

Sin embargo, antes de llevar a cabo el plan, el director del Departamento Administrativo de Planeación, Jorge Pérez Jaramillo, afirmó que en la ciudad se requiere una mejor gestión de la autoridad y el control de usos del suelo que alteran la convivencia ciudadana, “pero también es fundamental el compromiso de los habitantes para construir una urbe ordenada”.

Ese llamado al orden en construcción, no es más que evitar lo que Federico Estrada, director de La Lonja, ha denominado las hiperdensidades, que no es más que las excesivas alturas.

“En algunos municipios del área metropolitana el ordenamiento no tiene tope de alturas. Hay desmedidas, y este es un llamado en regiones como el Oriente cercano, donde hay alturas que atentas contra el paisaje, a que regulen las normas”, apuntó.

Origen de la verticalización

Arbeláez no duda en dilucidar que la marcada tendencia de construir en altura se debe a un aprovechamiento de la infraestructura y a la reducción de los costos por parte de constructores.

No obstante la génesis del modelo urbanístico del Valle de Aburrá fue explicado por el docente de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), José Guillermo Ánjel, en una publicación de esa institución.

“Ubicarse en el valle no permite la expansión en construcciones de uno o dos pisos, sino que debe ser en vivienda de altura”, enfatizó.

En el mismo texto, el ingeniero civil y docente de la Facultad de Arquitectura de UPB, Iván Emilio Aristizábal Restrepo, dijo que se dio un cambio en el sistema de vivienda y constructivo con los edificios.

“Las casas, hasta entonces, habían sido realizadas por maestros de obra, que eran diseños sin misterio estructural: casas de uno o dos pisos, con vigas en madera y muros de ladrillo”, anotó.

Pero el modelo actual de Medellín y los municipios aledaños propende ciudades compactas con transportes eficientes y energías limpias. Esto para Arbeláez, se contrapone a la tendencia de suburbios, como sucede en Estados Unidos, en la que es necesario utilizar el automóvil.

“En esas condiciones se necesita abastecerse de gasolina y hay más contaminación”, aseveró Arbeláez.

Se requiere un equilibrio

La misma torre que en Medellín se construye de 17 pisos, porque hasta ahí lo permite la norma, en Sabaneta, La estrella, Bello o Itagüí se hace de hasta 30 niveles.

Por eso Estrada invitó a que los municipios que comprenden el Valle de Aburrá se reúnan y concreten disposiciones sobre la construcción.

“El reclamo es a que las localidades vecinas se hablen entre sí”, acotó.

Así lo sentenció Arbeláez, quien instó a las autoridades, y al sector de la construcción a buscar un equilibrio entre las ciudades compactas y la sostenibilidad.

“Las ciudades más compactas y densas requieren ser más eficientes energéticamente”, estableció, en tanto hizo un llamado a la necesidad de encontrar un equilibrio ambiental para la construcción de vivienda vertical.

Agregó que , si bien en Medellín se busca controlar la altura de sus identificaciones, las áreas urbanísticas y los índices de densificación, los municipios vecinos no lo hacen.

Por eso, propuso, que debe haber una política sobre construcción que evite abusos por parte de los constructores, que limite la construcción vertical y que exija compensaciones ambientales.

“Así como hay una autoridad que regula el transporte y el medio ambiente en el Valle de Aburrá debe existir una política metropolitana sobre vivienda”, concluyó.

Tomado de: El Colombiano

Envigado puede seguir cobros de valorización

Artículo por on

El Juzgado 15 Administrativo Oral del Circuito de Medellín negó una medida cautelar con la cual se pretendía frenar el cobro de valorización por el Megaplán Vial de Envigado mientras avanza una acción popular interpuesta por contradictores del proyecto, la cual sí fue admitida por el tribunal para su estudio.

Lo anterior significa que la Administración podrá seguir realizando los cobros mientras en el Juzgado sigue en curso la acción popular, que pretende impedir que las obras se paguen por el sistema de valorización.

El recurso fue interpuesto por el ciudadano John Fáber Cuervo contra los actos administrativos contenidos en la Resolución No. 1060 de marzo de 2014 con la pretensión de que se declarara la nulidad de los estudios de la valorización para financiar la ejecución de diseños, obra e interventoría del Mega Plan Vías de Movilidad y Accesibilidad, así como de los actos administrativos de la Resolución No. 5496 de 2014, que fijó el presupuesto de distribución y asignación individual de la valorización.

El juez consideró que no es cierto lo planteado por el demandante, ya que “el Mega Plan Vial sí se encuentra incluido en el Plan de Desarrollo 2012-2015 en la línea estratégica No. 4 denominada Hábitat y Territorio, en la cual se desarrolla el componente 4.2 de Movilidad, que tiene como objetivo mejorar la movilidad del municipio al interior de la jurisdicción y hacia la región”.

El Juzgado tuvo en cuenta que “en la página 140 del Plan de Desarrollo se puede verificar que se contempla elaborar e implementar el Plan de Movilidad, lo que incluye diseñar las vías del mismo, así como realizar el mantenimiento y mejoramiento preventivo y correctivo de la malla vial, además de construir nuevos ejes viales (…) en concordancia con el POT para el Municipio, el cual tiene una vigencia para los años 2011 al 2023”.

En otro aparte, el Juzgado señala que las obras por el sistema de contribución de valorización se encuentran priorizadas en el Acuerdo No. 008 expedido por el Concejo.

Reacciones

El alcalde, Héctor Londoño, celebró la decisión y recordó que “en varias acciones de nulidad interpuestas por demandantes, ningún juez les ha concedido la interrupción del pago porque encuentran ajustado a derecho todo el proceso de valorización hecho por el Municipio”.

Hasta ahora, informó, se han recaudado $66.500 millones de pesos de una pretensión de recaudar $170.000 millones.

“Teníamos proyectado, a diciembre, llegar a $45.000 millones, van $21.500 por encima”, dijo el mandatario. El proyecto cuesta $205.000 millones y el Municipio financia $35.000 millones.

Jovany Jaramillo, miembro de la Junta de Representantes de los propietarios, considera que el derrame no tuvo en cuenta la real situación económica de la gente, pues “hay dueños con avalúo alto de sus inmuebles, pero son jubilados sin capacidad de pago”.

En firme el cobro de valorización en Envigado

Artículo por on

El alcalde de Envigado, Héctor Londoño, celebro la decisión del Juzgado 15 Administrativo Oral del Circuito de Medellín, que negó una medida cautelar con la cual se pretendía frenar el cobro de valorización por el Megaplán Vial de su localidad mientras avanza una acción popular interpuesta por contradictores del proyecto, la cual sí fue admitida por el tribunal.

El burgomaestre aclaró que no es un fallo sino una negativa de impedir que siga avanzando el cobro de la valorización.

“Mientras sigue en curso la acción popular podremos seguir cobrando”, precisó.

Hasta ahora se han recaudado 66.000 millones, mucho más de lo esperado, pues a diciembre se tenía calculado llegar a un recaudo de 45.000 millones de pesos. Con la buena marcha de los pagos, ahora se calcula que antes de finalizar diciembre se llegará a un recaudo superior a los $85.000 millones.

El recurso fue interpuesto contra los actos administrativos contenidos en la Resolución No. 1060 de marzo de 2014 con la pretensión de que se declare la nulidad de los estudios de la valorización como instrumento de financiación para la ejecución de diseños, obra e interventoría del Mega Plan Vías de Movilidad y Accesibilidad, así como de los actos administrativos de la Resolución No. 5496 de noviembre de 2014, que fijó el presupuesto de distribución y asignación individual de la valorización.

El juez del caso consideró que no es cierto lo planteado por el demandante, ya que “el Mega Plan Vial sí se encuentra incluido en el Plan de Desarrollo 2012-2015 en la línea estratégica No. 4 denominada Hábitat y Territorio, en la cual se desarrolla el componente 4.2 de Movilidad, que tiene como objetivo mejorar la movilidad del municipio al interior de la jurisdicción municipal y hacia la región”.

El Juzgado tuvo en cuenta que, “en la página 140 del Plan de Desarrollo se puede verificar que se contempla elaborar e implementar el Plan de Movilidad, lo que incluye diseñar las vías del mismo, así como realizar el mantenimiento y mejoramiento preventivo y correctivo de la malla vial, además de construir nuevos ejes viales, entre otras acciones allí definidas (…) en concordancia con el POT para el Municipio de Envigado, el cual tiene una vigencia para los años 2011 al 2023”.

En otro aparte , el Juzgado señala que las obras por el sistema de contribución de valorización se encuentran priorizadas en el Acuerdo No. 008 expedido por el Concejo Municipal.

El Megaplán Vial incluye 11 obras, cuesta 205.000 millones de pesos, de los cuales el Municipio aporta $35.000 millones y el resto ($170.000) los pone la comunidad por valorización.

 

Tomado de : El colombiano

Deprimido de etapa 1A de Parques del Rio toma forma

Artículo por on

Si las condiciones actuales no tienen ninguna variación, la construcción de las pantallas o paredes del soterrado de la etapa 1A del proyecto Parques del Río Medellín alcanzaría el 100 por ciento de su ejecución en los próximos días.

A la fecha, han sido vaciadas más de 163 pantallas o paredes del soterrado, 88 pertenecientes al costado oriental y 75 al occidental, que suma una longitud de 730,60 metros lineales. Lo anterior, según el último reporte oficial, esto representa un avance del 93 por ciento.

Además, el vaciado de las vigas lineales o techo del soterrado supera el 51 por ciento de ejecución en la parte norte y alcanza el 20 por ciento en la sur. Hasta el momento, el contratista de la obra, Guinovart Obras y Servicios Hispana S.A., no ha tenido inconvenientes relevantes que alteren el cronograma de trabajo.

“Buscamos llegar a un ritmo de vaciar semanalmente 24 vigas que son las que van a conformar el techo del soterrado y donde estará apoyado parte del gran parque”, indicó el subsecretario técnico de la Secretaría de Infraestructura, Héctor Alonso Gómez Giraldo.

Costado oriental del río
Desde la tercera semana de agosto se publicaron los prepliegos de Licitación Pública para la construcción de la etapa 1B del proyecto, la cual está ubicada en la avenida Regional entre la Estación Industriales del Metro y el Puente Horacio Toro (calle 58) frente al edificio de EPM, el Teatro Metropolitano y Plaza Mayor.

Este segundo sector de la primera etapa de Parques del Río, que contará con una inversión de 184.000 millones de pesos, tendrá un plazo de construcción de 22 meses. Las obras, que generarían 1.400 empleos directos, incluyen un soterrado de 530 metros de longitud de la avenida Regional, un espacio público de 45.000 metros cuadrados y un área de intervención de 175.000 metros cuadrados de zonas verdes, plazoletas, ciclorrutas, senderos peatonales y lugares de estancia.

Aunque la etapa 1B apenas está en etapa de licitación y la construcción de la etapa 1A (costado occidental) avanza a un ritmo de 24 horas al día, 7 días a la semana, sería altamente perjudicial para la movilidad de Medellín si ambas ejecuciones se cruzan.

¿Proyecto impopular?

La Alcaldía reveló un estudio realizado por la firma Invamer para conocer la percepción e identificar la favorabilidad del proyecto entre los 600 ciudadanos, mayores de 18 años, que fueron consultados. Según los resultados, el 98 por ciento de los encuestados manifestó su gusto por el proyecto, el 95 por ciento dijo estar de acuerdo con que los ciudadanos deben contribuir con el desarrollo del mismo y el 64 por ciento reconoció como un beneficio el impacto ambiental que genera Parques del Río.

Sin embargo, hace dos meses, EL COLOMBIANO publicó que los residentes del barrio Conquistadores, sector residencial contiguo a las obras de la etapa 1A, sienten que su calidad de vida se ha desmejorado a causa de las obras y que sus propiedades se van a desvalorizar cuando termine el proyecto.

Además, cabe recordar que en el último debate de control que se le realizó a la obra en el Concejo de Medellín, decenas de ciudadanos estuvieron protestando en contra del proyecto.

Tomado de: El Colombiano

Dólar caro tiene ganadores y perdedores en compra de vivienda nueva en Colombia: Camacol

Artículo por on

Por vía del incremento de costos en insumos importados como acero, vidrio, acabados y pinturas para la construcción de vivienda, ya el sector edificador comienza a absorber mayores costos que, en proyectos nuevos, tendrá que asumir el comprador final, pero en los que están en curso ya asumen los promotores.

El impacto de la divisa estadounidense seguramente será uno de los temas que robe la atención del miércoles al viernes próximos, durante el congreso anual de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), en Cartagena.

Sin embargo, los temas principales son “El poder de construir ciudades de calidad” y la “visión a largo plazo” que deben tener los mandatarios locales para dinamizar sus ciudades, sin descuidar el mercado.

Sandra Forero Ramírez, presidenta del gremio, en diálogo con Colprensa, se refirió a los impactos de la depreciación del peso frente al dólar, la evolución del sector, los retos de alcaldes que se elijan en octubre y las cargas impositivas:

¿Cómo se ha visto afectada la actividad edificadora por el alza del dólar?

“Hay cosas positivas y negativas. Ha sido positivo para nuestros exportadores, y para los colombianos que ganan en dólares, pues están comprando en Colombia para invertir. Las dificultades están al importar insumos. El más reciente Índice de Costos de Construcción de Vivienda’ ya muestra el impacto. Los proyectos que venían estructurados, y prevendieron, no pueden trasladar ese costo al comprador, por lo que ha perdido la empresa. En los que se van a construir, sí se va a afectar el comprador”.

Pese a esto, ¿qué tal ha sido el desempeño del sector en lo que va del año?

“Nos mantenemos en indicadores positivos, aunque sabemos que estamos en un momento de ajuste. El primer semestre de 2015 fue positivo. y nuestros datos arrojan que se vendieron 14,6 billones de pesos en viviendas nuevas, superando lo registrado en igual periodo de los cinco años anteriores”.

¿Cómo van las regiones en construcción de vivienda?

“En los mercados grandes, es decir, donde hay mayor actividad, nos ha ido muy bien en el primer semestre; excepto en Bogotá. Bolívar creció el 70 por ciento; la Costa Caribe, el 12 por ciento; Valle del Cauca, el 3 por ciento, y Antioquia, el 24 por ciento. En la capital del país, desafortunadamente, el mercado ha caído diez por ciento”.

De otro lado, ¿cómo están las cargas impositivas?

“En todas las ciudades se pagan cargas, pero no en todas se tiene presente el tema de costo-beneficio. Este es el caso de Bogotá, donde las cargas son tantas y tan altas que se termina por afectar al privado, que termina yéndose”.

¿Qué tan bueno es que la norma dé a los entes territoriales la autonomía para definir usos del suelo?

“Eso no es malo, pero la línea entre cumplir lo que emana desde el Gobierno central y no hacerlo es el lío, pues se cae en la autonomía municipal, que se convierte en una disculpa para, en algunos casos irse al margen, o ir más allá de lo que se permite”.

¿Muchos trámites?

“Los trámites no son malos, pero sí deben tener un principio y un fin. Es mucha la interpretación de parte de distintas instancias y funcionarios”.

Hoy se habla de ciudades inteligentes y de espacios ambientalmente amigables. ¿Qué hacer en las ciudades del país?

“Del 26 al 28 de agosto, la próxima semana, miraremos este tema, precisamente. Lo que haremos es una reflexión acerca de qué hacer para que la ciudad sea de calidad, que garantice la interrelación de distintas actividades”.

¿Qué deben tener en cuenta los alcaldes que van a ser elegidos el 25 de octubre?

Deben mirar, con estudios claros, la dicotomía de ciudad compacta o expandida. Deben pensar si decretan que no se expanda la ciudad, o si se expande y no dan las condiciones necesarias para una ciudad de calidad”.

¿Cómo se hace eso?

“Se debe tener presente cuál es la dinámica poblacional, cuáles son sus relaciones intermunicipales, cuáles son los indicadores de creación de hogares. Una ciudad no deja de crecer por simple decreto”.

¿Están funcionando las Asociaciones Público-Privadas (APP) para renovación urbana?

“Se están dando, y eso es muy bueno, pero faltan”.

Tomado de: el Colombiano

Cementos Argos da toque final a nuevo centro de innovación abierta

Artículo por on

Lograr algo que los innovadores llaman polinización cruzada, donde convergen la empresa, universidad y Estado para desarrollar procesos y productos de alto impacto desde el intercambio de conocimiento, que en este caso termina permeando la cadena de valor de la construcción, es el propósito con el que se inaugurará este miércoles 26 de agosto el nuevo centro de innovación de Cementos Argos.

El edificio ubicado en la Universidad Eafit tuvo una inversión de 30.000 millones de pesos, de los cuales 25.000 millones fueron de la construcción con materiales innovadores y sostenibles, además de 5.000 millones para la dotación de 12 laboratorios de investigación, donde sobresale uno con equipos de última generación que tiene microscopio electrónico de barrido y difractómetro de rayos X, entre otros, para desarrollar productos de vanguardia.

El presidente de Cementos Argos, Jorge Mario Velásquez, le explicó a EL COLOMBIANO que la compañía tiene claro el valor innovador porque el cemento en sí mismo es una materia prima, “pero con nuevos avances en procesos y productos se genera valor y de paso fortalece toda la cadena productiva”. De hecho el 67% del concreto utilizado para la construcción de este centro tiene su toque innovador, donde sobresalen concretos reforzados con fibra de vidrio, de ultra alta resistencia, autocompactantes, porosos, ocres, de colores y distintas tonalidades.

Además de tener certificación Leed, el edificio es funcional porque cuenta con espacio para el desarrollo de nuevos productos pero pretende ser hito de innovación para la ciudad, buscando contagiar a más actores en este propósito.

El presidente de la cementera indicó que la construcción del centro se tardó 16 meses y se invitó a un grupo de destacados arquitectos que participaron en un concurso para su diseño y ejecución, donde el ganador fue Lorenzo Castro.

Ventajas colectivas

El centro dispone de 60 plazas de trabajo, pero el equipo de investigación de Argos ocupará solo 30 de ellas, lo que indica que la otra mitad será ociosa pero al final será aprovechada por otros innovadores y empresas que quieran adherirse a este microecosistema, el cual también es de ciudad donde el networking y el relacionamiento fundamenta la generación de desarrollo.

“Será un sitio donde converjan los problemas de las empresas y la generación de conocimiento de las universidades, en aras de impactar competitivamente la cadena de valor de la construcción, con las mejores soluciones de cemento, materiales, aditivos, soluciones constructivas, plataformas de innovación”, agregó Velásquez.

La estrategia de este centro es una apuesta inversa, porque pone las capacidades investigativas, los equipos, la estructura misma y el marco de interacción entre empresa, academia y Estado para generar soluciones de manera plural y abierta, por lo que el presidente de la compañía dice que “así encontramos un nicho para agregar valor al puro commoditie, cuyo precio no se puede controlar. Hay una oportunidad bonita de encadenamiento productivo que parte desde este centro, en el cual confluirán otras empresas de la ciudad, del país y de otras naciones, que hagan parte de la cadena de la construcción”.

Cada uno de estos terceros tendrá su agenda y llegará a este espacio a conversar para generar esa polinización cruzada, que la gente entorno a un café encontrará soluciones a sus problemáticas productivas, como espacio inspirador, creador y abierto.

Se enfocará básicamente en tres temas: materiales, procesos y aplicaciones. En materiales, Argos ha desarrollado concretos de ultra alta resistencia, como los que produce de 12.000 libras por pulgada cuadrada, con los cuales se pueden construir rascacielos hasta de 60 pisos.

“Antes Colombia producía concretos de solo 3.000 libras por pulgada cuadrada, con lo que no se podía pensar en este tipo de edificaciones. También producimos concretos de distintas tonalidades y texturas, que generan valor arquitectónico y enriquecen el diseño mismo”.

Una de las características sostenibles de esta edificación es que usa concretos porosos que permiten la permeabilidad, la recolección y el manejo de aguas subterráneas.

Meta en ventas

Argos tiene definida la innovación como eje conductor de su estrategia competitiva. “Es una declaración de humildad de la organización que sabe que está en un mundo cambiante y que tras 70 años de historia se debe reinventar y por eso definió unas metas en periodos plurianuales (cada 10 años) de aumentar los ingresos que provengan del valor agregado”.

De hecho, el 10,7 por ciento de las ventas totales de la compañía vienen hoy de la innovación. En 2014 la cementera vendió 538.000 millones de pesos como producto de esta estrategia, la cual se proyecta crecer al 2025 hasta pesar un 20 por ciento de los ingresos globales de la compañía.

Aunque en la ciudad existe el Pacto por la Innovación que pretende llegar al 1 por ciento del PIB en inversión de ciencia, tecnología e innovación, en la empresa se habla de una paso mucho mayor porque se refiere a los ingresos como tal y no a la inversión, que podría ser mucho mayor para poder lograr dichas ventas.

“El 20 por ciento en el sector de la construcción es un valor casi sin precedentes. Empresas como Alpina tiene el 35 por ciento, Nutresa llega al 20 por ciento, pero son categorías de consumo masivo con una dinámica de 20 o 30 lanzamientos al año, mientras que la nuestra puede parecerse más a la farmacéutica que requiere probar mucho los productos antes de salir, por eso es una cifra ambiciosa para el cemento, el concreto y la construcción”, manifestó por su parte Santiago Hoyos, gerente de Investigación y Desarrollo de Productos de Cementos Argos.

Propiedad intelectual

“Ciencia a la vista” es el lema con el que el centro invita a las personas del común para que vean a los investigadores desarrollar los procesos, que aprecien cómo se hacen los avances de prototipado y por eso reconocen que es un hito para la ciudad este espacio porque hace parte del ecosistema local de innovación.

Esta iniciativa busca invitar a nuevos actores en el desarrollo de productos, entre más centros se desarrollen, más capacidad de investigación habrá en Medellín, “vamos a crear un ecosistema virtuoso para que él mismo genere conocimiento y otros se sumen a innovar como generador de valor”, enfatiza Hoyos.

El producido más importante es la propiedad intelectual, y eso lo tienen claro por lo que cuentan con una política al respecto que ha funcionado con las universidades, como socios de la compañía. “Nos declaramos polígamos porque trabajaremos con diferentes universidades y empresas. Esto es innovación abierta, al trabajar con diferentes actores para llegar al manejo de contratos, donde tenemos claro el tema de propiedad intelectual”.

Eso lo han hecho con los convenios previos que han firmado con otras universidades en propiedad intelectual, como es el caso de la Universidad Nacional, la Universidad del Norte y la misma Eafit. Con la del Norte tienen patentado un proceso de intercambio de calor de cadenas para los hornos, además tienen 4 tecnologías más en proceso de patentar y 36 activos de propiedad intelectual (secreto industrial).

De otro lado, es importante destacar que el centro tiene dos hemisferios de capacidades en términos de laboratorio: uno para el cemento y el otro para el concreto. Por el cemento se entiende el polvo que luego en adición, con agregados como arena, piedra y agua forman el concreto. Las capacidades para caracterización de material, o sea para industrias conexas será una oportunidad. Por lo que se necesitan buenas ideas y buenas energías para que lleguen a desarrollar nuevas plataformas de negocio, en un espacio de gestión para la innovación, como pueden ser procesos como el comercial.

“Poder entender mejor al cliente, desarrollamos innovación cuando encontramos un nuevo modelo organizacional, que le dan categoría al centro. Estamos en Eafit pero queremos estar conectados con el resto de la comunidad, incluidas otras universidades”, resaltó el gerente de Investigación y Desarrollo de Productos. Por eso la cementera reconoce el valor de la falla con éxito, propio de la inversión en innovación, porque a partir de los tropiezos es cuando se adquieren habilidades que terminan generando oportunidades competitivas para las organizaciones en general.

Tomado de: el Colombiano

Caminos para conectar laderas con la ciudad que deslumbra

Artículo por on

No solo por la distancia física, al subir por las laderas de Medellín, la ciudad, como concepto, se aleja casi hasta perderse. Y es que en las cuestas que no muy a menudo remonta lo que llaman progreso, donde la mirada se encuentra con una urbe que aumenta cada vez la altura de sus edificios, la cantidad de vehículos y de autopistas, no se mide en metros o en kilómetros la separación entre dos puntos, sino en minutos o en horas para llegar.

Y también por lo que cuesten los pasajes en medios de transporte combinados, cuando hay una combinación posible para atravesar los barrios por las montañas.

Así, la movilidad y la desigualdad son parientes en algunos barrios donde no está claro si al acabarse el asfalto termina también la ciudad. Cuando tiempo y dinero no alcanzan muchas veces —ya se ha dicho mucho que el tiempo es dinero— nunca se sabe bien cuánto se puede tardar para llegar aunque el sitio de destino lo alcancen los ojos.

No hay medidas fijas para lo lejos que está muchas veces la Medellín que deslumbra.

Tiempos de viaje

“Vías no hay para ir a otro barrio. El que quiera ir a otro barrio tiene que bajarse casi hasta el Centro y volver a subir”, señala Héctor Javier Giraldo, habitante del barrio Trece de noviembre, nororiente de Medellín. Se queja porque encuentra en las calles del sector las pendientes más inclinadas de la ciudad y la obligación de transitarlas, porque las contadas vías solo llevan al centro de la ciudad y muchas veces no permiten que se encuentren dos carros. Cada vez que eso pasa, uno de los dos tiene que retroceder hasta encontrar un punto en que puedan pasar, aunque sea con centímetros de diferencia.

“Para ir a Santo Domingo Savio tendría que coger la buseta aquí, daría la vuelta por La Honda, que me está dejando en el paradero —que es muy irónico por que está aquí abajito— en 40 minutos. De ahí cogería Coopetransa hasta Santo Domingo, que se está demorando por ahí dos horas”, calcula Lina Marcela Sánchez, otra vecina del barrio. “Y queda cerquita”, agrega.

Viajar, de cualquier manera

Y sin embargo, desde que se habitan las zonas altas de Medellín, la gente ha encontrado las formas de desplazarse a diario.

“Cuando llegué a vivir al barrio, el transporte eran chiveros. Particulares, camionetas. La gente, en los buses, se subía hasta en el capacete con sus bultos, porque por el lado de La Honda no había vía”, recuerda Lina Marcela Sánchez.

Y aunque la necesidad ha abierto caminos y algunos estén pavimentados, nunca el desarrollo se ha dado a la par que en los márgenes del río, donde se ha planeado el crecimiento.

Un importante sector de la población se moviliza por las laderas. La necesidad sigue abriendo caminos, pero también se han comenzado a construir nuevas alternativas que parten del tranvía de Ayacucho y los cables de Alejandro Echavarría y Miraflores, así como el Camino de la Vida y la Ruta de Campeones, obras que tienen como objetivo conectar los barrios altos del costado oriental.

Estudios de movilidad en la zona estiman en 33.212 los viajes diarios en Santo Domingo Savio, 58.321 en La Cruz, 32.273 viajes en el Trece de Noviembre. El Instituto Social de Vivienda y Hábitat de Medellín (Isvimed) contabiliza 48.077 hogares en la ladera oriental: por lo menos 186.370 personas según las cuentas.

Y una gran cantidad de personas en Medellín vive en condiciones semejantes en zonas de alta y media ladera, hasta el borde donde se confunden lo urbano y lo rural. El Isvimed recorrió 79 barrios, diligenció 148.016 encuestas, que registraron 110.959 viviendas y 125.510 hogares. 327.707 personas censadas en las laderas oriental y occidental. Pero se sabe que la realidad supera lo que se logra contar.

Cambiar en 12 años

Un ambicioso proyecto busca equilibrar las posibilidades de movilidad para esta gran porción de la población de Medellín, de la que han dicho que no debe crecer más, pero no se puede borrar. Gente que se ha asentado en las laderas sin más controles que una marginalidad parcial o plena. Que puedan bordear las montañas caminando, en bicicleta o recurriendo a un transporte que integre a través de un monorriel, líneas de cables y funicular, que se puedan articular con lo que hoy está conectado: el metro, metroplús, los cables existentes y muy pronto el tranvía.

El plan tiene tales dimensiones que se ha diseñado para los próximos 12 años. Pero ya se trabaja en él, en el marco del Jardín Circunvalar de Medellín. La gerente de la Empresa Urbana de Desarrollo (EDU), Margarita Ángel Bernal cuenta por kilómetros las nuevas alternativas: 48 kilómetros de corredor peatonal en El Camino de la Vida, 26,5 de ellos por la ladera oriental y 21,5 en la opuesta a la altura del límite urbano. La actual administración se compromete a dejar construidos 12 entre Santa Elena y Golondrinas. Otros 34,5 kilómetros está previsto que recorra la Ruta de Campeones, una ciclorruta que atraviese la ladera media. 18,8 en el costado oriental y 15,7 en el occidental. La meta es dejar terminados nueve kilómetros antes de que termine este año entre Santa Elena y el barrio Trece de Noviembre.

Los compromisos pasan también por la construcción en un 90 por ciento del funicular que conectaría la estación La Sierra del cable Alejandro Echavarría, integrado con el tranvía de Ayacucho, con la Institución Educativa Empresarial La Sierra.

El Monorriel

Además está un monorriel, del cual se han adelantado estudios para un trayecto de 7,4 kilómetros con nueve estaciones en el costado oriental, sistema que conecte con el metrocable de Santo Domingo Savio y los que están en construcción, de Miraflores y Alejandro Echavarría, articulados al tranvía de Ayacucho. El costo estimado es de 351.000 millones de pesos y serviría para un rango entre los 39.000 y los 45.000 viajes diarios.

En el noroccidente también se piensa en un trazado de 7,2 kilómetros que tenga conexión con el metrocable La Aurora y el futuro cable de El Picacho.

Se piensa en un vehículo semejante al metro, de vagones, aunque más estrecho, eléctrico, sin conductor y que vaya a una velocidad media de 60 kilómetros por hora. La tecnología permite pendientes hasta del 10 por ciento de inclinación.

¿No se debe invertir?

A seis meses de que termine la actual administración municipal, el alcalde Aníbal Gaviria Correa advierte que si hoy las vías son estrechas para llegar a los barrios más altos de Medellín y se congestionan con el paso del carro de la basura o de los buses, la movilidad tiende a empeorar toda vez que la condición económica de las familias que habitan estos sectores de la ciudad mejoren hasta el punto de que muchos de ellos puedan tener vehículos.

Bajo este argumento sustenta la necesidad de crear otros medios que faciliten el desplazamiento en esta zona de la ciudad. Es un planteamiento que está integrado en el proyecto del Jardín Circunvalar.

Pero no han faltado críticos a su discurso. Está la pregunta por si será contraproducente brindar mejores condiciones de conectividad y de vida en las laderas en tanto se motive la densificación en zonas de riesgo y vitales para la conservación del medioambiente.

“Quienes hacen esa crítica nos piden que condenemos esos territorios al abandono”, dice el alcalde, que quiere dejar comprometidas a las futuras administraciones a dar continuidad a un programa que pasa por la movilidad, el mejoramiento de viviendas, construcción sostenible para mitigación del riesgo, infraestructura deportiva y para la cultura y educación para que las comunidades se encarguen de impedir la expansión de lo urbano.

“Nosotros no compramos ese argumento de que allí no se puede invertir. Porque eso sería estar condenando a los ciudadanos que viven allí, que seguramente pasan de 400.000 personas. Eso sería lo más injusto”, responde el alcalde Gaviria.

Tomado de: el Colombiano

66.000 millones de pesos han pagado los envigadeños para valorización

Artículo por on

A pesar de manifestaciones de oposición, reclamos y acciones judiciales emprendidas contra el cobro de valorización en Envigado, los propietarios de predios afectados con el derrame están cumpliendo con la obligación, incluso superando lo que la Administración Municipal esperaba para el 2015.


Según reporta el director de Planeación Municipal, Juan Carlos Montoya, el recaudo ya pasó de 66.000 millones de pesos, cifra que se acerca ya a la tercera parte del recaudo total, estimado en 205.000 millones de pesos para cinco años, y supera la expectativa para todo el año en un 50 por ciento (la proyección era de 45.000 millones).

El funcionario revela que un 78 por ciento de quienes han pagado hasta la fecha han optado por cancelar la obligación de contado, con lo que se han beneficiado del descuento del 10 por ciento. Agrega que como incentivo a la respuesta ciudadana con el cobro, se extendió el plazo para el pago y para acogerse al descuento hasta el próximo 31 de agosto.

La administración confía en la voluntad de pago de los envigadeños, para contar antes de que acabe 2015 con el doble de los recursos proyectados.

“El pago a ese ritmo permite acelerar el inicio de obras. Intervenciones programadas para comenzar en tres años, ya se pueden iniciar en 2016”, aseguró Montoya.

Mayoría paga puntual la valorización en Envigado

Lo que se paga
Son once las obras que se pagarán con la contribución de los propietarios de Envigado. La lista incluye cinco intercambios viales en El Esmeraldal con la carrera 28 y con la transversal Intermedia, en la misma transversal con la loma del Chocho, la loma de Los Benedictinos con carrera 41 (con ampliación de esta vía) y otro en el sector del hospital Manuel Uribe Ángel; además la ampliación del eje vial de Las Antillas.

El secretario de Obras Públicas, Sergio Ríos Ospina da cuenta de tres obras que están en ejecución. La más avanzada es la ampliación a doble calzada de un tramo de 500 metros de la calle 37 sur (loma de El Escobero), con un avance general del orden del 27 por ciento.

También iniciaron las intervenciones físicas para construir la paralela norte a la quebrada La Ayurá y cuatro puentes de retorno del intercambio vial de La Salle. Aunque los trabajos en este último sector implicaron la tala de 161 árboles, anunció que en los próximos días comienza el trasplante de otros 181 en el mismo corredor y la reposición de cada árbol talado.

En las tres obras se invierten alrededor de 26.000 millones de pesos.

Mayoría paga puntual la valorización en Envigado

Los reclamos

Alrededor de 7.800 recursos de reposición se interpusieron ante los cobros, que equivalen al 11 por ciento de los contribuyentes. El director de Planeación admite que se han reconocido 6.500 casos con modificaciones de los valores.

Pese a que reconoce que muchos envigadeños se han decidido por pagar, la coordinadora de la Veeduría Megaplán de Movilidad, Hilda Castaño, subraya que, a su juicio, ha habido presiones en algunos casos y muchos otros no saben si la liquidación fue la correcta. Sostiene que la entidad ha asesorado a propietarios en cuyos casos han encontrado errores en los cálculos.

“La veeduría ha conocido de propietarios a los cuales se les ha exigido pagar para poder adelantar alguna gestión”, anotó.

“No es un proceso perfecto, para eso se hacen las resoluciones modificadoras. Encontramos que había reglamentos de propiedad horizontal que no estaban registrados en catastro. En esos casos se han redistribuido los valores entre los propietarios”, reconoció el Director de Planeación.

Comfamiliar Camacol asignará $4.450 millones en vivienda este 2015

Artículo por on

Apuntándole a seguir siendo actores importantes del desarrollo social en Antioquia, como articuladores del programa de vivienda del Gobierno Nacional y como prestadores de servicios integrales a sus afiliados, la caja de compensación familiar Camacol ve este final de 2015, como un periodo clave para su futuro.

Norha Helena Salazar Molina, directora administrativa de Comfamiliar Camacol, explicó que además del trabajo que realizan en el tema de vivienda, como aliados de programas como Mi Casa Ya, Vivienda Gratuita y Casa Ahorro, esperan asignar 4.450 millones de pesos para beneficiar a más de 1.000 personas, dentro de una ejecución de 1.569 viviendas que viene desde 2012, con mayor ejecución en 2014 y 2015.

El valor total de estos contratos es de 28.513 millones de pesos. La población que atiende la caja es de 50.000 beneficiarios, incluyendo trabajadores afiliados y sus familias, todo apuntando a resolver la problemática de no tener vivienda.

“Acá el valor diferenciador de la caja es que se ha concentrado mucho más en la construcción y entrega de vivienda rural, asignaciones de subsidio de vivienda, apalancándonos en programas de Gobierno”, indicó la directora.

La prestación de servicios en crédito social, educación, recreación, complementan su portafolio que se está fortaleciendo financieramente, tras la venta de activos pero “nuestra gran meta es obtener la desintervención de la caja que viene desde 2011. La decisión de la Superintendencia del Subsidio Familiar está por venir porque ya cumplimos el plan de mejoramiento”.

La directora administrativa reconoce que la institución debe volver a su gobierno natural para que la caja sea direccionada por sus dueños, que son los trabajadores y empresarios que conformarían su Consejo Directivo.

“Esto daría más agilidad en las decisiones, adicionalmente brinda un crecimiento en servicios e ingresos, para eso miramos a octubre próximo, mes en el que se levanta el bloqueo al paso de afiliaciones entre cajas de compensación, restricción en la que llevamos año y medio”.

La caja cumple ese cometido que trae por años de ser la caja de las regiones, al ofrecer soluciones de vivienda rural para campesinos y para personas vulnerables.

La gestión de vivienda rural y de población desplazada, la despliega la caja en 4 municipios de Antioquia: Urrao, Cáceres, Granada y Angostura.

“En los tres primeros se construyen 142 viviendas rurales y a la fecha hemos entregado 34. En Angostura estamos ejecutando un proyecto de construcción de 30 viviendas. La mayoría de estos proyectos es vivienda no nucleada, es decir, tienen importante distancia unas de otras, lo que hace más compleja su ejecución por logística”.

Hace 37 años apoyan la región de Urabá, donde tienen la mayor fuente de sus afiliados. A pesar de enfrentar épocas difíciles, siguen haciendo presencia fuerte como parte del desarrollo rural de , y ahora sí que más de cara al posconflicto, tal y como lo sugiere la Misión Rural que pide a las cajas de compensación del país llevar sus servicios de la ciudad al campo.

También con el Banco Agrario (gerencia integral de la construcción) de unos proyectos de construcción del banco en los departamento de Bolívar, Córdoba y Sucre para población rural, específicamente son 856 viviendas rurales, de las cuales han entregado 385.