Una mirada hacia El Futuro | Revista Propiedades

Una mirada hacia El Futuro

Artículo por on

Las expectativas de las personas en cuanto a productos y servicios cambian, y se espera que las empresas se modifiquen a la par para ajustarse a ellas. El sector inmobiliario no es la excepción y con Mixa, Grupo Arké espera haber encontrado la respuesta.

Textos María Camila Duque E. Fotos Renders ilustrativos cortesía Grupo Arké

Las noticias y reportajes sobre los cambios en las formas de consumo de las personas durante los últimos años parecen inundar todas las esferas de la economía. Casos tan notables como el de Netflix versus la televisión por cable, la radio tradicional y Spotify o Airbnb y las empresas hoteleras, solo por mencionar algunos, son ejemplos de productos y servicios que han sabido leer las expectativas de sus clientes para darles lo que ellos quieren.

“En televisión ya no te acomodas con la programación habitual, por el contrario, tú programas el contenido que quieres ver. Lo mismo pasa con la música: ya no estamos satisfechos con lo que pasan, sino que escogemos la lista de reproducción que queremos escuchar. Cada una de esas decisiones se acomoda al estilo de vida de cada persona y es por lo que preferimos esas empresas”, argumenta Carlos Ossa, gerente de Grupo Arké.

En el sector inmobiliario podría pensarse que es más difícil seguir estas tendencias. Después de todo se trata de inmuebles, inmovibles. Un edificio es grande, costoso y de vida larga, las dinámicas del mercado se vienen dando de la misma manera desde hace décadas y pensar una forma diferente de hacerlo o por lo menos de integrar algunos cambios no es tarea fácil.

Ese aspecto, la diferencia entre la oferta y la demanda inmobiliarias, fue precisamente el punto de partida de Grupo Arké para crear Mixa, su más reciente proyecto en asocio con Convel y con el que esperan revolucionar la manera de pensar las construcciones en nuestra región. El subtítulo que acompaña el nombre principal es Open Community, lo que traduce más o menos ‘comunidad colaborativa’, un término que engloba, entre otros conceptos, tres corrientes fundamentales de las nuevas formas de consumo: la economía compartida, la personalización y el pago por demanda.

En esencia Mixa es un proyecto mixto que reúne oficinas y co-working, apartamentos, zona comercial y un hotel. Sin embargo, al momento de concebir la idea, el equipo de trabajo tenía claro que las diferencias con propuestas similares tendrían que radicar en los cómo, no en el qué.

Para llegar a ellos, se basaron en el estudio cuidadoso de la zona en la que estaría emplazado
el edificio y el público al que querían llegar.

Ubicado en un terreno de 2.450 m2, en pleno corazón de Patio Bonito, en El Poblado, el sector ya ponía sus condiciones. Hablamos de una zona muy urbanizada, con conexiones a avenidas principales y sistemas de transporte, cercana a instituciones educativas y a la zona financiera de Medellín. Factores que, de entrada, determinan el tipo de público al que
debía ir dirigido Mixa.

“Cuando hacemos un proyecto no tratamos de apuntarle a todo tipo de clientes,” comenta Carlos, “tratamos de segmentarlo un poco más para hacer énfasis en esas comodidades que ese grupo valora”. Así, determinaron que su público, para los apartamentos, serían parejas o personas que se identifican con un estilo de vida urbano (que va más allá que de una edad específica), y, para las oficinas, serían emprendedores o Pymes.

Estilos: Los apartamentos se entregan con dos opciones de acabados: industrial con estructuras a la vista, o escandinavo con tonalidades más claras y minimalistas.

 

EVOLUCIÓN EMPRESARIAL

“Queremos que las empresas puedan tener su ciclo de crecimiento en Mixa”, expresa Carlos.
En este sentido, toda la disposición de las oficinas, el co-working, los espacios comunes y hasta la zona comercial crean un ambiente de emprendimiento que se alinea con los esfuerzos locales para seguir impulsando a Medellín como un hub de innovación internacional.

En un primer momento, la zona comercial con su oferta gastronómica y de cafés se consolida como el sitio de reunión y gestión de ideas por excelencia, como lo son los Juan Valdez y Starbucks en el mundo. Allí, además de los locales, también planean un parque al mejor estilo beer garden, el cual, esperan los promotores, pueda servir a sus clientes para diferentes propósitos, como la realización de eventos, por ejemplo.

El co-working, pensado para un segundo momento en la formación de las empresas, está ubicado unos pisos más arriba y abarca un área de 1.400 m2. Allí se puede acceder a la zona de trabajo colaborativo por horas o por puestos de trabajo personales, con servicios comunes que cumplen un doble propósito para que sean aprovechables la mayor cantidad del tiempo. Entre estos están una sala para juegos o para comer, salas de juntas de diferentes tamaños, una cocina abierta y un espacio más apartado para la lectura o el descanso.

La intención diferenciadora de este lugar es generar encuentro entre quienes los usan. “Queremos generar conexiones entre los emprendedores, sinergias entre los profesionales de diferentes áreas para crear una red en la que se puedan apoyar unos a otros”, comenta el gerente.

En este sentido, Grupo Arké ha tenido acercamientos con diferentes gestores de la comunidad que tienen una fuerte incidencia en el tema de innovación, como Ruta N, Créame, Eafit, A.C.I, Secretaría de la Juventud, Secretaría de Desarrollo, entre otros, para establecer alianzas en las que ambas partes resulten beneficiadas y se les pueda ofrecer un servicio adicional a las empresas de Mixa.

De parte de las oficinas, ubicadas en la torre occidental, el propósito era transformar el
concepto tradicional para crear lugares de trabajo que fueran eficientes para quienes los
compran o los arriendan. “Normalmente te ofrecen tantos metros cuadrados, pero de ahí
debes destinar unos a baños, cocineta, sala de juntas, etc. Estos lugares son subutilizados y
les quitan área a los puestos de trabajo.

Nosotros sacamos esas zonas de servicio para que sean comunes a un mismo piso con una
cocina más amplia, baños completos, casilleros o salas de juntas en el co-working que se
pueden alquilar por el tiempo que las necesites. De esta manera, en una oficina del mismo
tamaño puedes ubicar más personas para trabajar”, asegura Carlos.

UNA CASA MUY PROPIA

En la parte oriental de la fachada están ubicados los apartamentos tipo loft. En ellos la personalización es protagonista y el principal atractivo para la venta. La comparación que hacen los promotores expone que, en un conjunto residencial tradicional, se ofrecen unas cuantas tipologías de apartamentos, que en
últimas son los mismos para todos, pues están distribuidos de la misma manera. Con Mixa, Grupo Arké quiere ofrecer la opción de que cada persona adecúe la unidad para que satisfaga su estilo de vida individual.

La metodología consiste en escoger el área base, con una o dos habitaciones, y en el resto del apartamento cada persona puede modular los espacios como quiera, con tres opciones de cocinas y baños, y dos opciones de clóset, zona de ropas y accesos. Así, por ejemplo, si alguien disfruta mucho la gastronomía puede escoger la cocina más grande, el baño más reducido, y el clóset más pequeño. Mientras que otro puede darle protagonismo a la zona de ropas, con el baño y la cocina pequeñas. Hasta el acceso al apartamento puede ubicarse en cualquier lugar del hogar.

Para hacer esto posible, los arquitectos de Mixa lograron ubicar los buitrones en el punto fijo, por fuera de las viviendas, permitiendo así que cada apartamento fuera un lienzo en blanco para personalizar  de una manera industrializada.

En esta parte, los residentes cuentan con zonas comunes propias como el Sundeck, un jacuzzi, habitaciones para pasatiempos y una biblioteca de objetos y juegos. Esta última, sintonizada con la economía colaborativa, funciona como un depósito o, como su nombre lo dice, una biblioteca en la que las personas de los apartamentos pueden alquilar objetos de uso ocasional, como una escalera, y devolverlos para que estos no ocupen espacio innecesario en sus casas.

Para enfrentar la cuestión del manejo de una propiedad tan particular como lo es Mixa, Grupo Arké tuvo claro desde un principio que requería algo más elaborado que un administrador común y corriente. Es por esto que decidieron entregar la gestión a un operador inmobiliario que, además de encargarse del mantenimiento, ofrecerá servicios complementarios de lavandería, servicio a la habitación o limpieza, al mejor estilo de un hotel. Así, los proyectos inmobiliarios dan el paso al siglo XXI ■

 

 

 

 

 

GRUPO ARKÉ

Locación
Medellín

Áreas de trabajo
Estructuración, arquitectura,
promoción y gerencia de
proyectos inmobiliarios.