Una casa esculpida A LA MEDIDA | Revista Propiedades

Una casa esculpida A LA MEDIDA

Artículo por on

Espacios tallados con el cuidado de una pieza escultórica caracterizan a esta vivienda que integra cada una de sus partes para formar un todo.

Texto: María Camila Duque Fotos: Mario Valencia

En un paisaje de un verdor intenso se alza un bloque grande de concreto oscuro, con pintas aleatorias color ladrillo que deja entrever por las ventanas algo de lo que guarda en el interior esta casa ubicada en el Alto de Las Palmas.

 A primera vista, la edificación se ve maciza, imponente. Sin embargo, tras una mirada más detallada, van apareciendo otras formas, inclinaciones que crean giros y circulaciones dentro del gran volumen y que dan apertura a los visitantes. Sus arquitectos, Alejandro Martínez y Marcela Marulanda de Alcubo Arquitectos, explican el concepto que los inspiró: “la idea de la casa es que fuera una masa que íbamos tallando, por eso no pensamos en cubiertas que salieran, sino en crear aleros que entraran y formaran dinámicas en función del espacio interior”.

De igual manera enfatizan en la diferencia de colores de la fachada. De la capa inicial color gris oscuro se desprenden pedazos que revelan la siguiente capa color ladrillo que, a su vez, al desprenderse deja al descubierto la última capa exterior, las ventanas. “La casa tiene grandes ventanales que generan una conexión entre el interior y el exterior.

Esto era muy importante para el cliente porque su gran afición es la jardinería”, comenta Alejandro. Al abrir la puerta principal de la casa esto se hace evidente, pues al frente, en vez de una pared o un corredor, se encuentra una puerta vidriera que revela la exuberancia de un jardín semi-interior y el patio trasero.

“Queríamos que todas las circulaciones interiores terminaran en remates visuales impactantes, con jardines o paisajes”, complementa Marcela.

         _p5a0007 _p5a9984

“Tomamos la casa como un volumen que fuimos labrando en función de los espacios internos”. — Alejandro Martínez Arquitecto.

_p5a9986

LUGARES FUNCIONALES

Una vez dentro de la estructura, se evidencia la separación de los espacios en tres bloques claramente demarcados en función de su razón de ser. En la primera planta, la zona social y de servicio se ubica a la derecha con fácil acceso desde el exterior por un corredor oculto. A la izquierda, en habitaciones resguardadas, se encuentra el área dedicada a los huéspedes con un cuarto de juegos y una alcoba. “Era muy importante tener separadas las zonas sociales de las privadas para garantizar la intimidad en una u otra”, aseguran los arquitectos.En la segunda planta, la dinámica se hace similar. En el bloque derecho se ubican las dos habitaciones de los hijos, mientras que en el izquierdo, separada por un corredor flotante en estructura metálica y madera, se ubica la habitación principal.

Por último, un vacío central que alberga el comedor, la sala y la escalera flotante se roba el protagonismo de la casa, al ser el lugar donde todo converge. “Esta zona social es la que articula todo. Las conexiones y todos los demás espacios se desprenden de este punto”, concluyen Marcela y Alejandro. El llamativo contraste entre el concreto y la madera, junto con los grandes ventanales que dejan entrar generosamente la luz hacen evidente su papel como corazón de la estructura y centro del trabajo labrado por los arquitectos.

_p5a0082

MARCELA MARULANDA

_p5a0053
ALEJANDRO MARTÍNEZ

Origen
Medellín
Locación
Medellín
Ocupación
Arquitectos
Empresa
Alcubo Arquitectos
www.alcuboarquitectos.net