Refugios entre los ÁRBOLES | Revista Propiedades

Refugios entre los ÁRBOLES

Artículo por on
refugio

Estas viviendas han sido pensadas para tener una perfecta relación con el entorno, respetando las condiciones del terreno e integrando parte del verdor que se vivencia en el exterior. Tres casas diferentes, envueltas por la naturaleza.

Textos Alejandra González Producción Alexandra García Asistente de producción Efraín Jurado Fotos Carlos A. Velásquez, cortesía César Ceballos para Casa Calda y Sergio Gómez para Plan B Arquitectos

refugio

Un bosque para vivir en él

La finca El Viento, ubicada en la vía hacia El Retiro, surgió como una estancia de descanso diseñada sobre un terreno con
pendiente por el arquitecto Carlos Madrigal, con la intención de quedar más cerca a la carretera y, a su vez, aprovechar mejor las visuales que se expanden hasta un gran valle y montañas. Así, el artífice de este proyecto creó una pequeña cabaña sobre un lote que fue reforestando con árboles nativos, como yarumos, cucharos, dragos y hasta palmas de cera, entre otras especies, que se extienden por todo el exterior y que convierten esta vivienda en un paraíso terrenal. Con los años, Madrigal se fue interesando más por convertir esta casa en un hogar a través de una ampliación que sigue las reglas tanto climáticas
como arquitectónicas.

 Más amplitud

Como parte del resultado de la reforma, se dio una segunda planta con una habitación principal, un amplio baño que goza de iluminación natural por todos sus costados e incluso un estudio de televisión, integrados a un altillo previamente existente.

techos

 Diseño bien pensado En la minuciosa tarea de escoger los correctos materiales para hacer más cálido los espacios, las paredes de esta nueva área se hicieron en superboard y drywall con un aislante térmico, y los pisos en madera.

Diseño envolvente

Esta pequeña construcción de tan solo 46 m2 de dimensión, rodeada de vegetación y con una forma geométrica básica, ha sido reconfigurada por Casa Calda, empresa a cargo de Diana Giraldo y César Ceballos, quienes le han dado una segunda piel a esta vivienda moderna plantada en una zona boscosa del corregimiento de Santa Elena. Así, articuladamente con sus propietarios y siguiendo su esquema como guía de cómo estos querían su propia casa, se logró el cometido: una nueva distribución de los usos de los espacios, más optimizados y con una atmósfera que da más calidez; hechos que acuden a un proyecto de reforma que va desde el exterior al interior de la vivienda, como se aprecia en la fachada, con la reorganización de baldosas preexistentes en piedra negra a las que se les dio una correcta adecuación, o los acentos en madera al natural, que se han ubicado como una persiana, imitando la verticalidad de los árboles, que no solo promueven la convivencia del diseño con la naturaleza, sino que mimetizan el refugio en medio de la vegetación.

bosu

Configurar una idea

Con la intención de que la casa conversara con el paisaje se añadieron otros elementos en donde se destaca un andén de acceso y una banca que se instaló junto al ventanal principal.

Se integró madera clara en piso y pared para mayor iluminación. Además, en las paredes, se dio una segunda piel con frescasa, un aislamiento térmico.

En pocos metros

Los espacios concebidos en este monoambiente recibieron una reubicación que facilita el recorrido y promueve una mejor funcionalidad de cada área. Así, el baño, antes situado al lado de la cocina, pasó al final de la casa, cerca al clóset que es otro de los desarrollos del proyecto, y contiguo a la cocina, se ubicó una alacena y zona de ropa.

casda

Armonía natural

Con una caballeriza y una completa zona social se da la bienvenida a esta escultórica casa diseñada por Plan B Arquitectos: Felipe + Federico Mesa y equipo de trabajo, junto con la construcción a cargo de Ligia Mesa, para crear una vivienda que deleita por su interesante acceso y conexión de las áreas a través de un puente de 15 mts de largo y rodeado de enredaderas que llevan a la puerta principal de este diseño volumétrico, metafóricamente entendido como un tronco de un árbol creado por medio de una estructura en hormigón armado y pintado en color chocolate, el cual hace juego con los árboles nativos y las otras especies que fueron plantadas por sus propietarias.

De la mano con el clima

El diseño arquitectónico empleado lleva a tener un 60 por ciento de los muros cerrados y un 40 por ciento de ventanas, lo cual permite tener un sistema bioclimático que fortalece la entrada de calor en el día, especialmente en las mañanas, cuando la temperatura es más baja.

latera

Cristales que dan vida

Cada uno de los pisos se abre hacia el paisaje a través de un balcón con voladizo. Otros detalles del interiorismo, como las chimeneas a gas componen una atmósfera acogedora.

 

3Concepto interior

Compuesta por tres pisos y una terraza con jacuzzi, esta vivienda está pensada para recorrerse de forma ascendente. Así, a partir del acceso principal que abarca sala, comedor y cocina se llega a las habitaciones, ubicadas cada una en un piso de la parte baja y que apuntan a un estilo contemporáneo con notas industriales.

habitacion