Reformar con Estilo | Revista Propiedades

Reformar con Estilo

Artículo por on

Para que remodelar no se convierta en una experiencia tortuosa e interminable hace falta saber planear y rodearse de expertos en el tema.

Textos: Cristina Calle Ortíz
Tomado de: Revista Propiedades Marzo

Remodelar un espacio debería ser una experiencia agradable porque significa disfrutar de nuevos lugares, mover las energías y disponer del hogar u oficina según las necesidades de quienes los habitan. Sin embargo, es usual que el proceso se convierta en un dolor de cabeza cuando las personas deciden hacer las reformas por si mismas y sin tener los suficientes conocimientos.

Cualquier cambio que implique planeación dentro de un espacio arquitectónico se considera una reforma. Las más simples son tapizar un mueble o pintar una pared; otras más complejas pueden ser abrir la cocina, cambiar los pisos o modificar el diseño de iluminación. No obstante, todas necesitan poner en consideración factores como el tiempo, costo, alcance, materiales y expertos que ejecuten el proyecto.

Gastar más dinero del presupuestado, no alcanzar las expectativas y demorarse más tiempo de lo pensado son algunos de los tropiezos más frecuentes. Para evitarlos la diseñadora de espacios y docente de la Academia Superior de Artes, Catalina Sernaitis, sugiere identificar bien las necesidades de la reforma, planear y apoyarse de personas capacitadas para desarrollar cada trabajo.

El consejo más importante de Catalina es recurrir al personal idóneo, no solo para que el trabajo quede más agradable desde lo estético sino para que sea de calidad, con los materiales adecuados, para que tenga la tranquilidad de la garantía y se disminuyan los riesgos, especialmente cuando se va a intervenir la estructura de una edificación.

A la hora de planear, la funcionalidad debe primar sobre la estética, para que los espacios sí cumplan sus objetivos.

Para la elección de materiales no hace falta elegir los más caros, aunque sí los de buena calidad y que se ajusten a las necesidades. Si su reforma en el baño, por ejemplo, incluye partes de desgaste como el grifo, tenga en cuenta que los repuestos los pueda conseguir en su geografía y que tengan un precio que se acomode a su bolsillo. Comprar materiales costosos no garantiza el éxito de la remodelación. Y, por supuesto, comprar insumos de mala calidad por reducir presupuesto no es un verdadero ahorro porque, a la larga, el mal desempeño de los materiales incrementará el costo.

Si el deseo es hacer varios cambios al tiempo, lo recomendado es hacer un espacio a la vez para que se evidencie el cambio en una zona y no se desanime por estar invirtiendo dinero en remodelaciones que no alcanza a percibir.

Finalmente, tenga en cuenta los costos ocultos. Recuerde los zócalos -casi siempre olvidados-, piense en el transporte del material y en los imprevistos posibles de cada reforma

Indispensables antes de empezar!

1.Evalúe necesidades

Teniendo presente a las personas que habitan el espacio arquitectónico, piense qué tipo de reforma requiere y cómo le gustaría ejecutarla. Si son varios cambios, priorice cuál emprender primero.

2.Analice el tiempo

Entre más grande la reforma, hay más posibilidades de imprevistos que pueden retrasar el término del proyecto. Calcule una o dos semanas de más y sea paciente, pues estas situaciones son inevitables.

3.Calcule el costo

Analice hasta dónde puede llegar el proyecto según su bolsillo y adicione a su presupuesto un 5 o 10 por ciento adicional para situaciones inesperadas.

4.Defina el alcance

Sume todos los factores del proyecto para que decida cómo y por dónde empezar. Recuerde que es preferible invertir tiempo y dinero en un solo espacio que en pequeños e imperceptibles cambios por toda la casa.