Haga cuentas para su préstamo de vivienda o educación | Revista Propiedades

Haga cuentas para su préstamo de vivienda o educación

Artículo por on
image_content_29161626_20170731234656

En los últimos siete meses la tasa de intervención del Banco de la República se redujo en 2 %, al bajar de 7,75 % a 5,75 %. Esto contrasta con la merma de 0,88 % que ha tenido el promedio de las tasas de interés de los créditos hipotecarios otorgados por los establecimientos financieros del país: pasó del 12,44 % en diciembre del año anterior al 11,56 % en julio.

En ese contexto, según los datos reportados por la Superintendencia Financiera hasta mayo, la cartera de vivienda de la banca nacional totalizó 57,9 billones de pesos con un crecimiento anual de 7,74 %, soportado por las ventas de vivienda No-VIS y la modalidad de leasing habitacional.

Mientras la cartera de préstamos de vivienda va en aumento, los datos de venta de constructores antioqueños descienden 4,6 %, al comparar registros de enero-mayo de 2016, cuando se negociaron 12.008 unidades, a 11.450 en igual periodo de este año.

Con la baja que el pasado jueves dispuso el Emisor para su tasa de interés y ubicarla en el 5,5 %, ¿qué pasará desde agosto?, ¿se seguirá transmitiendo esa reducción a tasas de crédito hipotecario o de educación?

 

image_content_29161590_20170731220343

Son variadas las consideraciones a la hora de tomar una deuda. Expertos enumeran algunas. Preste atención:

1.Más allá de la decisión del emisor

Para el director de Inversiones de la firma comisionista de bolsa Credicorp Capital, Germán Verdugo, la compra de vivienda es un asunto que está atado a las necesidades del comprador y no al momento de la tasa de interés.

“Este es un tema de demanda. Por ejemplo, cuando alguien termina los estudios universitarios y piensa en constituir una familia empieza a considerar la adquisición de una vivienda, independientemente del momento de la economía o de la tasa de interés”, explicó el experto.

También hay que tener en cuenta que el esquema de subsidios a la tasa de interés para los créditos destinados a la compra de vivienda por parte del Gobierno han impulsado ese mercado. “Frente a esa iniciativa gubernamental, los bancos del país han respondido de la misma manera para mantener la dinámica de la actividad edificadora y favorecer a los compradores”.

No obstante, Verdugo reconoció que en los últimos seis meses y durante el próximo año y medio, las reducciones de tasa por parte del Banco de la República se reflejarán en el costo de las diferentes líneas de préstamos que ofrecen las entidades crediticias (ver gráficos).

2. Pregunte y busque mucha asesoría

El vicepresidente de la Asociación Bancaria (Asobancaria), Jonathan Malagón, señaló que tomar deuda hipotecaria a tasa fija es una buena idea cuando los intereses están bajos, pero resulta mala elección cuando están altas. “En este momento, la tasa fija es muy atractiva para garantizar un buen costo del crédito”.

Sugirió que los potenciales compradores de vivienda deben aprovechar los beneficios que está otorgando el Gobierno para el segmento No-VIS, que llegan a ser de 2,5 puntos porcentuales, lo que alivia fuertemente la presión financiera del préstamo.

Asimismo, dijo que es necesario comparar las opciones de las distintas entidades. “Recuerde que la tasa de interés del crédito no es el único elemento de la oferta comercial. Los costos de seguros, estudios y demás pueden inclinar la balanza a favor o en contra de acceder al préstamo”.

En la misma línea se expresó, Helmuth Barros, presidente del Fondo Nacional del Ahorro (FNA). “Uno de los aspectos más importantes que debe tener en cuenta el colombiano a la hora de aprovechar una coyuntura de reducción a la tasa de interés, tiene que ver con revisar las ofertas del mercado, identificando cuáles son los bancos que le ofrecen las mejores alternativas”.

Por su parte, Juan Pablo Manzanera Rodríguez, gerente de Banca Vivienda del Banco de Bogotá, mencionó que siempre que una familia va a comprar vivienda debe hacer muy bien las cuentas, de manera que reduzca al máximo posible cualquier imprevisto que se pueda generar.

“Para elaborar las cuentas se debe tener presente, entre otros aspectos: ¿cuál es el valor de la vivienda?, ¿dispongo de los recursos para comprarla?, ¿cuáles son los ahorros disponibles?, ¿cuál sería el valor de financiación que requiero?”, añadió Manzanera.

3. Cooperativas apuestan por la educación

Desde la Cooperativa Financiera de Antioquia (CFA), el subgerente Administrativo, Juan Arbey Cardona Uribe, comentó que el crédito hipotecario no es la línea fuerte de esa entidad y en cambio ofrece préstamos educativos.

“Junto al crédito hipotecario esta es la alternativa que tiene la menor tasa de interés y, en nuestro caso, buscamos brindar un beneficio económico a los asociados”, enfatizó.

En el mismo sentido, el gerente de Coofinep, Óscar Ospina, declaró que existen convenios con las instituciones educativas que agilizan los trámites y facilitan que cada semestre el usuario ajuste las condiciones de pago.

Finalmente, Malagón admitió que el crédito educativo está aún considerado como una línea de crédito de consumo. Así que la recomendación es indagar entre varias posibilidades para postularse en la entidad que admita su perfil de riesgo con menor interés.