Finca raíz en la costa Atlántica, un negocio viable | Revista Propiedades

Finca raíz en la costa Atlántica, un negocio viable

Artículo por on

Aunque este año no ha sido el mejor económicamente para el país, la inversión en vivienda en algunos sectores de la costa Atlántica y Caribe podría ser un buen negocio.

Dicen que la inversión en finca raíz es un negocio que siempre es bueno hacer. ¿Usted cuándo ha visto que un apartamento o una casa bajen de precio?, suelen preguntar algunos con cierta razón, sin embargo no todos los momentos son pertinentes para hacerlo.

La pregunta se vuelve más tentadora cuando se piensa en lugares paradisiacos como la costa Caribe: el mar de Cartagena, la costa de Santa Marta, el atractivo tropical de Barranquilla. Para Evelyn Martínez, directora de la Lonja de propiedad raíz de Barranquilla, este no ha sido el mejor año para el negocio en el país, “durante los últimos trimestres se presentó en el
país una fase de estabilización económica asociada a difíciles condiciones internacionales y nacionales como la inflación, el proceso de paz, el precio del petróleo y la reducción del PIB, pero el negocio de propiedad raíz sigue siendo solvente”.

Si bien esto afectó la construcción de vivienda en estratos medio y alto en la costa Atlántica, es cierto que constituye una oportunidad para invertir en este sector que ha sabido estar blindado a las crisis, dice Martínez, pues la oferta de inmuebles todo destino —apartamentos, oficinas, tiendas— “con precios por metro cuadrado atractivos, comparado con otras ciudades capitales, ha sido un buen destino para negocios que redunden en aumento de capital”.

Según Camacol Atlántico, el sector construcción creció para 2016 —y en relación con 2015— un 4,1 por ciento en todo el país, lo que se vio reflejado en la costa en el mismo periodo pero con mucho mayor entusiasmo y fuerza: el sector creció un 11,5 por ciento. Sin embargo, la licencias han caído: entre marzo de 2016 y febrero de este año las licencias de construcción cayeron un 28 por ciento, afectándose, sobre todo, los metros cuadrados destinados a la vivienda.

“La rentabilidad de las inversiones dependen de dos variables transversales: el monto a invertir y el tiempo de maduración de la misma, dado que a mayores plazos de maduración de la misma (más estables y menos riesgosas respecto al retorno de la inversión), el interés será más alto.

11.5% creció el sector en 2016 en relación con 2015.

La última baja en la tasa de interés del banco no será percibida en el corto plazo. Sin embargo, los bancos privados han expresado su intención de transferir la disminución de tasa rápidamente a los potenciales solicitantes de créditos
hipotecarios”, dice Martínez.

En este momento en Barranquilla hay una importante oferta de oficinas, lo que cubre la potencial demanda durante varios años, por lo que comprar para alquilar y revender puede ser una buena perspectiva de negocio. No obstante, la inversión en apartamentos tiene una ralentización en estrato seis y cinco, mientras que los estratos tres y cuatro se mantienen.

“Los inversionistas requieren atributos diferenciales por sector, o sea, acceso cercano a las necesidades: centros comerciales, gimnasios, entretenimiento, servicios de salud”. María Elia Abuchaibe, gerente Camacol Atlántico, el del departamento es un mercado inmobiliario dinámico con precios competitivos frente a otras regiones y por la cercanía a centros portuarios y logísticos, cuenta con un amplio número de proyectos de vivienda y otros usos, que ofrecen todas las características y comodidades que buscan los compradores.

“Además, la ciudad cuenta con una clase media fortalecida que hoy considera prioritario tener casa propia, sumado a una amplia y variada oferta de donde escoger, lo que ha permitido que el mercado de vivienda genere ingresos y crecimiento a la economía local. Por mencionar una cifra, en el 2016, por concepto de venta de vivienda nueva se transaron 2,38 billones de pesos. A esto se le suman las bajas tasas de desempleo y los apropiados y oportunos programas del Gobierno Nacional, que permiten negociaciones accesibles para todo tipo de comprador”.

Y es que las ventas registradas en el primer trimestre de 2017, sólo en el Atlántico, ascendieron a 4.036 unidades, lo que significó un aumento del 36 por ciento, frente al mismo periodo de 2016. Lo anterior, representó ventas por valor de 585 mil
millones, de los cuales el segmento  Vivienda de Interés Social (VIS) contribuyó
con 125 mil millones, representando un aumento del 113 por ciento, que evidencia el impacto positivo
de las políticas de Vivienda del Gobierno Nacional.

“En relación con el nivel de oferta, a marzo 31 de 2017 se registraban 8.027 unidades disponibles para la venta, distribuidas en preventa, construcción y terminadas. Con respecto a este indicador, es importante resaltar que en el rango del segmento VIS que incluye viviendas con valor entre los 70 y los 135 salarios mínimos mensuales, se registra un aumento del 91

1. Disponibilidad

En el Caribe hay una buena cantidad de metros cuadrados disponibles para la construcción. Además, es un
destino atractivo para el comercio, que está apostando por establecerse allí con grandes marcas. Además, hay un interés de la población por tener su vivienda propia.

El Índice Departamental de Competitividad demostró que en el Caribe es fácil crear empresas. Así que los emprendimientos en la región son importantes y requieren un lugar dónde funcionar. Las zonas francas y las oficinas son otras de las posibilidades para invertir en bienes raíces.

Los proyectos turísticos siguen siendo atractivos en el Caribe, que es sin duda la región del país que más turistas recibe a
lo largo del año. A esto se le suman los complejos industriales, proyectos que están en desarrollo y que ofrecen la oportunidad de poner su dinero en proyectos con gran potencial.

La oferta de servicios en el Caribe también va en aumento, así como la demanda de oficinas. Los proyectos de este estilo están ganando espacio y la demanda va en aumento. Cartagena, Barranquilla, Montería y otras ciudades viven un auge en este campo que vale la pena explorar. por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior, pasando de 801 unidades disponibles en marzo de 2016 a 1.527 unidades en oferta en marzo de 2017”, dice Abuchaibe.

2.38% billones de pesos en vivienda se movieron en el Atlántico en 2016.

pick

 El Caribe será atractiva para el turismo. Invertir en bienes raíces en la región es tentador, pero es importante analizar bien el lugar proyecto en el cual se piensa invertir.

4 RAZONES PARA INVERTIR EN EL CARIBE

1.Disponibilidad

En el Caribe hay una buena cantidad de metros cuadrados disponibles para la construcción. Además, es un destino atractivo para el comercio, que está apostando por establecerse allí con grandes marcas. Además, hay un interés de la población por tener su vivienda propia.

2 .Emprenderismo

El Índice Departamental de Competitividad demostró que en el Caribe es fácil crear empresas. Así que los emprendimientos en la región son importantes y requieren un lugar dónde funcionar. Las zonas francas y
las oficinas son otras de las posibilidades para invertir en bienes raíces.

3 .Turismo

Los proyectos turísticos siguen siendo atractivos en el Caribe, que es sin duda la región del país que más turistas recibe a lo largo del año. A esto se le suman los complejos industriales, proyectos que están en desarrollo y que ofrecen la oportunidad de poner su dinero en proyectos con gran potencial.

4 .Atractivo

La oferta de servicios en el Caribe también va en aumento, así como la demanda de oficinas. Los proyectos de este estilo están ganando espacio y la demanda va en aumento. Cartagena, Barranquilla, Montería y otras ciudades viven un auge en este campo que vale la pena explorar.