Es tiempo de iluminar mejor su casa | Revista Propiedades

Es tiempo de iluminar mejor su casa

Artículo por on

La tendencia ha cambiado y hoy las luces cálidas imperan en habitaciones, sala y comedor. ¿Por qué?

Que la luz blanca —fría— ilumina más que la cálida —que imita la luz solar—, es un mito equivocado que la arquitecta AnaMaría Quintero, CEO de la firma Cajablanca, ha tratado de explicarles a sus clientes.

Esta creencia es más común de lo que se cree. Y aunque da la apariencia de que así fuera, Ana María explica por qué no.

La tendencia, de todos modos, se ha revertido con el tiempo, cuenta Alejandro Palomino, gerente general de Propynex (proximamente Eypo Colombia), quien coincide con Quintero en que las luces cálidas hoy son las ideales para ambientar espacios del hogar como las habitaciones, la sala, el comedor, aunque las frías lo son para la cocina y los baños. La explicación está en las sensaciones que cada una brinda a los residentes, según la temperatura del color.

Las luces cálidas son aquellas cuya temperatura de color se ubica entre 3.000 y 4.500 kelvin, que es el indicador utilizado en estos casos. Ana María Quintero afirma que este tipo de luminarias son muy utilizadas en restaurantes a mantel para generar sensación de recogimiento, ya que invitan a la permanencia, al relajamiento.

“Cuando llegas a la casa buscas descanso y sosiego, y la luz blanca lo que hace es exaltar sentidos, te pone en movimiento”, agrega la arquitecta. Las blancas o frías oscilan entre 4.500 y 6.000 kelvin, y se ven con frecuencia en negocios de comidas rápidas y hospitales, ya que incitan “a querer irse pronto”, dice Alejandro. Por eso son sugeridas para baños y cocina en el hogar.

Incluso el gerente de Propynex comparte una recomendación que les han hecho a algunos hospitales, para que en las habitaciones no pongan luces blancas sino cálidas, pues a algunos pacientes esto les genera incomodidad. En el caso de oficinas, Palomino considera que las luminarias ideales deben ser de 4.000 kelvin, es decir una temperatura neutra, si bien en la mayoría de espacios acuden a las de 6.000 kelvin, muy frías.

Tanto Palomino como Quintero sostienen que los clientes poco suelen preocuparse por este tema; de hecho a la arquitecta la inquieta el hecho de que en algunas construcciones los desarrolladores no se preocupan mucho por este punto, y pone como ejemplo la instalación de ojos de buey que son dirigidos directamente hacia el piso, sin tener en cuenta cómo va a ser la decoración del espacio.

Palomino agrega: “Las constructoras les están pidiendo a los proveedores productos lo más barato posible, entonces para uno poder competir tiene que empezar a mirar si sacrifica calidad para ofrecer un precio, pero estamos llegando a un punto en que vamos a tener que decir no más, si vamos a ofrecer basura o calidad y buen precio”.

“La tendencia de fluorescentes ha disminuido y las incandescentes ya se ven muy poco en el mercado, por no decir que han desaparecido” Alejandro Palomino, gerente general de Propynex.

El ahorro es clave

La mayoría de las veces este es el factor decisivo más preponderante entre los compradores, quienes por lo general se dejan llevar del precio pero no revisan asuntos como la vida útil de la bombilla o el ahorro en consumo.

Hoy es el LED el que manda en el mercado. “La tendencia de fluorescentes ha disminuido y las incandescentes ya se ven muy poco en el mercado, por no decir que han desaparecido”, sostiene Alejandro Palomino. Incluso detrás del LED viene el Oled, “con placas mucho más esbeltas con chip que permite que la luminaria casi no tenga profundidad”, casi un LED orgánico, pero este producto no ha llegado a Colombia y es muy costoso, expresa Ana María Quintero.

Hoy los LED ofrecen mayores lúmenes por vatio para dar mayor ahorro en iluminación; antes entregaban 70 lúmenes por vatio y hoy son casi 200.

3 mil a 4.500 kelvin es la temperatura de las luces cálidas

Nuevas tecnologías

En la actualidad la tecnología ha permitido tener control de la iluminación del hogar, ofreciendo un mayor provecho de las luces e incluso un ahorro en el consumo. La arquitecta Quintero dice que existen sistemas sencillos, como suiches dobles o triples que permiten jugar con las luminarias y crear escenarios; por ejemplo, con ojos de buey, no prenderlos todos sino algunos que estén dirigidos a un objeto o lugar en particular, y no directamente al piso.

También hay disponibles paneles que permiten tener control del porcentaje de potencia de las luminarias; Ana María sugiere por ejemplo utilizarlos para disminuir la potencia en los baños en las noches, de modo que si usted entra no utilice el 100% de la capacidad del bombillo, que no es necesario, sino hasta el 10%.

Hay, además, controles que facilitan el direccionamiento de las bombillas, de modo que puedan ser dirigidas a un ángulo preciso; en otros casos rieles por los cuales se pueden desplazar las luminarias, y también iluminación con kinestesia que se mueve con la música.

Por último, están disponibles paneles de control que le indican cuánta vida útil le queda al bombillo y avisan el momento en que deben ser cambiados.

Lo que dice la experta

La arquitecta Ana María Quintero le proponelas siguientes recomendaciones:

Sugiere las lámparas de pie y de mesa, ya que complementan muy bien los espacios.

Es posible generar dramatismo en los espacios interiores distribuyendo de una forma más asimétrica las luminarias para generar escenarios acogedores. Puede enfocarlas en una obra de arte, un cuadro o un mueble.

Tenga en cuenta que los materiales del mobiliario también irradian luz, y algunos de ellos absorben más iluminación. Si los muebles son claros, o si las paredes tienen texturas o son brillantes, por ejemplo las que tienen laca y son blancas, estas les dan al ambiente más amplitud por medio de la luz, ya que esta rebota
en ellos y se refleja.

Tomado de : Periódico El Colombiano|Especial: El Hogar de Mis Sueños 25 Mayo/18