Diseño compartido | Revista Propiedades

Diseño compartido

Artículo por on

El diseñador canadiense, co-fundador y creador en Umbra, acoge lo mejor de Colombia, mientras guía a jóvenes talentos locales en la búsqueda de diseños sostenibles e innovadores.

Textos María Camila Duque Escobar
Fotos Cortesía Paul Rowan, Tugó, Umbra Store,
Mauro Cantillo y Felipe Vélez

Embellecer los objetos funcionales cotidianos fue la consigna con la que Paul Rowan y Les Mandelbaum fundaron Umbra en 1978, una empresa que logró acercar el diseño original, novedoso y de buen precio a personas de todo el mundo. Tantos años después, el canadiense, músico aficionado de armónica, encontró en Colombia otra forma de vivir la faceta de maestro que le permite retribuir algo de lo que ha adquirido en el recorrido de su carrera como diseñador y creativo.

El acercamiento al país, particularmente con Medellín, surgió gracias a la decisión estratégica de asociarse con la marca de mobiliario Tugó para distribuir los productos de Umbra en Latinoamérica. Hace cuatro años vino por primera vez, invitado por Tugó, como conferencista a la Universidad Javeriana en Bogotá y a Eafit en Medellín.

“Bogotá fue grandiosa, sin embargo, cuando llegué a Medellín me enamoré del lugar. El clima es excelente, las personas son muy acogedoras y la comida es deliciosa. Conocí la Universidad Eafit y he estado trabajando con ellos desde entonces”, cuenta el canadiense. A partir de ese momento, se convirtió en mentor de los estudiantes de Ingeniería de Diseño de Producto de esa universidad y pasa cada invierno canadiense disfrutando del clima local, alargando sus estadías por hasta tres meses cada ocasión. “Esto me ha permitido ser parte de la ciudad, vivir la cultura y experimentar de primera mano la innovación en el diseño y la innovación social. Fue algo que cambió mi vida y ahora me he comprometido a pasar tiempo en Colombia y a contribuir a la ciudad”, comenta.

Su condición de extranjero le permite leer la urbe de manera diferente. Por ejemplo, en el nuevo edificio del Museo de Arte Moderno de Medellín encuentra representados la nueva ola de diseño y cultura que se respira en el ambiente. “En él hay una manufactura claramente regional en el uso de concreto. Al mismo tiempo, está el diseño inclusivo con el teatro interior que se convierte en anfiteatro exterior”, explica.

Para él, la arquitectura con su estilo moderno presente en la mayoría de creaciones autóctonas son un reflejo de un sentimiento común de rechazo hacia la nube que se cernía sobre la ciudad en décadas pasadas. Una necesidad de transformar las formas de vida y disponer la cultura para el futuro, para lo que se viene.

imagen-1h2a1084

MENTOR DE LO EMERGENTE

“He tenido gran experiencia trabajando con los jóvenes. Creo que he construido toda mi carrera orientando a diseñadores principiantes, trabajando con ellos en mi estudio y desarrollando conjuntamente sus productos”, asegura Paul de su trabajo como maestro y mentor. Además de su rol como creativo, lleva los últimos 20 años fomentando el talento emergente en competencias de diseño alrededor del mundo, incluyendo Colombia.

“Mis estudiantes en el país están mucho más enfocados en ingeniería, por eso creo que hay una gran oportunidad para reforzar la parte de diseño”, asegura. En cuanto a las empresas nacientes con las que ha entrado en contacto, su trabajo se ha centrado en ayudarles a desarrollar todo el universo que rodea a una marca de diseño, además del componente estético. “Hablamos de la construcción de imagen de marca, de los mercados potenciales o de los productos.

Disfruto mucho ver su éxito y termino haciendo grandes amigos”. Entre los proyectos que ha asesorado en la ciudad se destacan el trabajo del grupo Inmotion, un colectivo de estudiantes que desarrolló una bicicleta asistida con batería para dar respuesta al problema ambiental y que ya ha logrado hacer negocio con grandes empresas de Medellín para proveerlas como transporte dentro de sus instalaciones.

También se ha comprometido con una iniciativa de fabricación de piezas de arte con impresión 3D para acercarse a algunos artistas locales. Las obras elaboradas en un material plástico se ofrecen al público en 902 Showroom y la primera producción fue un éxito en ventas.

Frutos de la enseñanza: El butaco Kohyc, diseñado por estudiantes de Eafit con el apoyo de Paul Rowan, fue el ganador del concurso Design Hunters, organizado por Tugó.

Frutos de la enseñanza: El butaco Kohyc, diseñado por estudiantes de Eafit con el apoyo de Paul Rowan, fue el ganador del concurso Design Hunters, organizado por Tugó.

UNA MIRADA GLOBAL

Con todo el trabajo de asesorías a estudiantes y nuevas empresas, Paul espera poder dejar algo del conocimiento que tiene sobre el diseño, adquirido en todos sus años de carrera: una visión que va más allá del producto mismo para concentrarse en una idea de diseño holística que tiene en cuenta todos los elementos que intervienen en la producción.

“Un diseño inteligente no se separa del modelo económico, tiene en cuenta la manufactura, es inclusivo, es altamente funcional, accesible para las personas y puede superar la prueba del tiempo, porque entiende que la vida pasa por diferentes etapas”, asegura Paul Rowan, quien está invitado a la Feria de Diseño de Medellín como conferencista. “Soy optimista sobre las cosas que estoy viendo en Colombia. Creo que hay mucho por hacer” ■