Comparar listados

¿Cómo financiar LAS REFORMAS?

¿Cómo financiar LAS REFORMAS?

Un plan de remodelación de vivienda debe ejecutarse con el tiempo y los recursos necesarios para asegurar su éxito.

Textos
Laura Vega Gutiérrez

Lo primero que debe analizarse es la intención de la reforma: si busca vender el inmueble o si se trata del disfrute familiar. El economista Giovanni Montoya afirma que el primer caso es ideal cuando se quiere recuperar la inversión. “Cuando es para nuestro propio uso es una satisfacción personal y un deseo cumplido que, en términos financieros, no representa un retorno. Por eso, en este caso, es importante evitar el uso de la tarjeta de crédito a plazos superiores a un mes”.

Incrementar el presupuesto hasta en un 15 % asegura que la reforma no se detenga por gastos no contemplados.

Las opciones más recomendables son los créditos de consumo y los planes de reformas ofrecidos por distintas cooperativas financieras y cajas de compensación. Este tipo de entidades ofrecen tasas más asequibles que las de una tarjeta de crédito.

Una de las formas más rentables de implementar un plan de remodelación es a través de las cesantías. “La legislación colombiana permite hacer uso de ellas mientras la propiedad reformada esté a nombre de la persona encargada de retirarlas”, explica Montoya.

Las entidades financieras también cuentan con múltiples opciones, como los préstamos y los créditos hipotecarios para remodelación, con posibilidades y tasas que varían según el banco. Otra camino es a través de los depósitos y locales encargados de comercializar los materiales necesarios para ejecutar la obra. Algunos lo hacen directamente con el cliente.

 

ESTABLECER UN FONDO DE AHORRO

Son varias las opciones disponibles para hacer realidad el sueño de remodelar la vivienda, sin embargo, la más conveniente siempre será contemplar una planificación de ahorro familiar. “Es muy importante iniciarlo con tiempo y a largo plazo y, ojalá, en un depósito fiduciario que les ofrezca una rentabilidad más atractiva que la ofrecida por una cuenta de ahorros tradicional”, afirma el economista. Esta es una actividad para impulsar en familia y no de forma individual; esto facilita el rápido crecimiento del fondo y potencia el sentido de pertenencia, complementa Giovanni Montoya.

Es claro que antes de iniciar una reforma es indispensable pensar en un presupuesto que abarque la inversión en materiales, mano de obra y tiempo, además, los posibles retrasos y costos adicionales que normalmente se presentan en las actividades de construcción.

“Siempre aconsejo incrementar el presupuesto original entre un 10 % o 15 % para evitar que las reformas se queden a medias por falta de presupuesto”, concluye Montoya ■

img

El Colombiano

Artículos Relacionados

El espacio del futuro

En la avenida Las Palmas se desarrollará Contree, proyecto de vivienda sostenible y...

sigue leyendo
El Colombiano
por El Colombiano

Un hogar en SABANETA

La tranquilidad, la seguridad y el entretenimiento son algunas ventajas de invertir en este...

sigue leyendo
El Colombiano
por El Colombiano

¿Y si ya no puedo PAGAR MI DEUDA?

Esta es una opción que debería contemplarse incluso antes de asumir un crédito de vivienda....

sigue leyendo
El Colombiano
por El Colombiano