La vida entre Muros | Revista Propiedades

La vida entre Muros

Artículo por on

Bassico Arquitectos se sirve de estas estructuras para crear un oasis familiar que, sin perder privacidad, se conecta con la naturaleza.

Textos María Camila Duque
Fotos Carlos Velásquez y Artefacto/Bassico Arquitectos

Iniciando este año, la oficina radicada en Medellín, Bassico Arquitectos, dio por terminada su última obra privada residencial, la casa Entre Muros. A primera vista y desde un ángulo particular, pueden distinguirse claramente las paredes que le dan el nombre a la edificación y que hacen parte del concepto inicial que tenían Paola Álvarez y Jorge Gaviria, arquitectos titulares de la casa y que sirven para darle forma a una vivienda que se aleja del concepto tradicional del cuadrado con techo triangular, ventanas y una puerta.

invitado_24

Estilo definido
Los acabados se acomodan perfectamente a los elementos vintage de la casa.

 

PRIMERO

Dos planos tajantes componen la fachada principal de Entre Muros. El primero de ellos es la cubierta, una gruesa lámina de metal oxidado que recubre el techo a dos aguas y que reposa sobre el otro plano: un muro de piedra blanca bogotana, con una abertura a la derecha que deja entrever parte de la vegetación que la oficina propuquiso a sus clientes. Este es el primer muro de los cuatro que le dan el nombre a la casa.

En el costado izquierdo de la fachada se encuentra el acceso principal y, a su izquierda, el garaje. Este último, junto con la habitación de servicio y la zona de ropas, conforman uno de los tres volúmenes independientes que constituyen la vivienda, cada uno destinado a una función específica y distribuidos por grado de intimidad de oriente a occidente: el de servicio, la zona social y, por último, las habitaciones.

“No queríamos la casa convencional. Abolimos la idea de la caja, la explotamos y extendimos unos lados de ella para crear un juego de planos que protegen la privacidad porque no dejan ver nada desde afuera. Los muros son lo más importante de esta construcción, por tanto, la elección de los materiales exteriores

fue muy cuidadosa. Escogimos unos que duraran mucho y que, inclusive, se hicieran más bonitos con el pasar de los años”, comenta Jorge, al referirse al metal oxidado y a la piedra clara.

“Son elementos básicos que le aportan al requerimiento inicial que tenían los clientes para su casa. Ellos soñaban con un espacio tranquilo, austero, sin pretensiones y ese fue el resultado. Un hogar de una sola planta, muy conectado con la naturaleza, con dos habitaciones y un estudio”, cuenta Paola.

SEGUNDO

El acceso lo marca una gran puerta del mismo material de la cubierta que da entrada al área social. Sobre la derecha está la cocina, un espacio modesto y abierto, conectado al jardín con una puerta vidriera, la cual permite la entrada de abundante luz, y al comedor, gracias a una barra.

En esta nave, que abarca además comedor y sala, los arquitectos decidieron dejar ambos costados abiertos con puertas corredizas en vidrio para aprovechar, entre otras cosas, los espectaculares paisajes que ofrece el Oriente antioqueño, hacia el norte, y la intimidad del jardín interior, hacia el sur.

“Acá hay dos lugares importantes: el patio exterior con una vista a lo lejos y el patio interior con una sensación más cercana. El primer y segundo muro se extienden más allá de la casa misma para atrapar el paisaje distante y enmarcarlo en la intimidad del jardín”, asegura el arquitecto.

Y si bien el nombre de la obra sugiere encierro, la proyección que generan estas dos paredes crea una sensación completamente opuesta, una de apertura y expansión, incluso hasta hacer creer que la casa se extiende más allá de sus 293 m2.

En el interiorismo, Bassico trabajó muy de la mano con la dueña de la casa en la elección de los materiales interiores, acabados, muebles y hasta tuvieron en cuenta la decoración que ellos ya tenían para la disposición de los espacios. En el techo se usó madera natural de choibá que le aporta la
calidez de la que carecen el concreto, la piedra y el metal. En la cocina se utilizaron unos mosaicos que se repiten en algunos baños y que le aportan dinamismo a la paleta de colores neutra del resto de la casa.

Para esta zona, se pensó una altura un poco más grande de lo habitual, sin exagerarla mucho. Esto por una razón: le aporta a la sensación de amplitud y apertura que querían lograr los arquitectos, pero al
mismo tiempo es ideal para conservar la temperatura en las tardes o noches, cuando afuera hiela.

A este propósito sirven igualmente las dos chimeneas que se instalaron en esta área, una en la sala, debajo del mueble del televisor, y la otra en la sala del patio, en una abertura del segundo muro parecida a la del primero. “Estos dos vacíos les quiso tan pesadez a las estructuras, porque tampoco
queríamos que fuera una mole completamente densa y que ellos se sintieran aprisionados”, explica Paola.

 

befunky-collage

 

Poco convencional El espejo cambia de lugar para recostarse contra la pared opuesta a la ventana.

Poco convencional: El espejo cambia de lugar para recostarse contra la pared opuesta a la ventana.

 

TERCERO

Un corredor con vista al jardín que separa el volumen social del privado conduce al área de las habitaciones. En este sector la distribución atiende particularmente a las necesidades del cliente: una pareja joven con una única hija pequeña y visitantes ocasionales.

Lo que resulta en una habitación principal a la izquierda, con su baño y su clóset; un estudio con la posibilidad de convertirse en habitación auxiliar, en el medio; y la habitación de la niña en el extremo derecho, también con su baño y su clóset.

En la habitación principal, llama la atención el cambio de materiales y texturas, hasta el momento tan sutiles, por uno más pesado en la pared donde va recostada la cama. “Aquí nos imaginamos desde el principio una pared de ladrillo que rompiera, entonces tomamos unos bloques de demolición
de otra obra”, afirma la arquitecta.

Tras esta se encuentra el baño, en el que también decidieron irse por una ruta menos explorada para aprovechar el entorno de la casa. Encima del lavamanos doble, donde normalmente se ubica el espejo, este recinto cuenta con una ventana de gran tamaño que toma ventaja de la privacidad que da el talud contra el que está recostada la parte posterior de la vivienda para brindarles a sus habitantes un baño único, muy conectado con el exterior.

 

Toques de color El rompimiento visual lo aporta esta tonalidad azul y los moisaicos a juego

Toques de color: El rompimiento visual lo aporta esta tonalidad
azul y los moisaicos a juego

CUARTO

El cuarto y último muro marca el final de la casa. Una estructura que toma elementos de la arquitectura moderna, adaptados a las condiciones propias del terreno y a las necesidades de los clientes. “Tomamos referentes de Mies Van der Rohe y algo del uso de los muros de Luis Barragán, pero finalmente lo que hace un proyecto exitoso es la coordinación.

Los clientes eran muy receptivos y Plano Proyecto, que estuvo a cargo de la construcción, lo hizo muy bien. El resultado está entre los muros”, asegura Jorge ■

BASSICO ARQUITECTOS

Locación
Medellín
Premios
Parque Bavaria (2006)
CIC de Cúcuta (2006)
Recinto Ferial y de Exposiciones de
Neiva (2006)
Parque Educativo San Rafael (2013)