Arquitectura que rompe Paradigmas | Revista Propiedades

Arquitectura que rompe Paradigmas

, , , , Artículo por on
banner-arquitectura

Esta obra de Connatural en Santa Elena, a las afueras de Medellín, demuestra una interpretación diferente de lo que puede lograrse con un sistema prefabricado.

Textos María Camila Duque Fotos Isaac Ramírez/Connatural

 

Cuando Andrés* le pidió al arquitecto Sebastián Mejía de Connatural que revisara los diseños de una casa prefabricada que iba a construir en su lote de Santa Elena, este último no fue capaz de dejar esa importante tarea en manos de otro. “Es mi amigo de toda la vida, tenía que diseñarla para él”, asegura. Así fue como Connatural, la oficina de Sebastián y su socio, el también arquitecto Edgar Mazo, se embarcó en la edificación de la primera y hasta ahora única casa construida prefabricada que tienen en su portafolio.

El proceso de diseño y construcción no fue fácil, pues se enfrentaban a un nuevo material y sistema constructivo. Además, siempre hay una gran responsabilidad al crear un espacio en el que sus residentes se sientan completa Connatural mente a gusto, uno de los retos más importantes a los que se enfrentan los arquitectos.

Con Andrés y su esposa, a pesar de que los conocían desde hace muchos años, se dieron las cosas de la misma manera que lo harían con cualquier otro cliente. “Los proyectos se desarrollan con mucho trabajo de taller, dibujos, maquetas y retroalimentación con las personas que van a habitar el espacio para interpretar bien lo que quieren”, afirma Sebastián. “El proceso suele ser lento, pero es porque tenemos en cuenta que ellos ponen ahí su patrimonio y queremos que estén muy seguros y felices con el resultado final”.

En efecto, el diseño de la casa tomó un año. Los propietarios tenían claro desde el principio que no querían una vivienda que sobresaliera mucho entre las que había alrededor. “Uno ve esta casa y a simple vista no se notan las diferencias con los hogares campesinos vecinos”, comenta el arquitecto. Precisamente, el primer paso en la búsqueda de referentes fue recorrer la zona, y a esto se sumó un repaso por la historia de la arquitectura en el que surgieron nombres como el de Mies Van Der Rohe o Glenn Murcutt.

El resultado final fue una edificación con un techo a dos aguas, de 210 m2, distribuidos principalmente en una gran zona social central donde está la cocina; en un costado está la habitación principal con un baño y dos clósets y en el otro, un amplio estudio. Una de las novedades es que hay un invernadero donde se cultivan plantas aromáticas, que sirve también para calentar la casa porque permite la entrada del sol durante el día, lo que crea un efecto que distribuye el calor por todo el espacio.

imagen-_irm6361

 

Una vez acordado el diseño, empezó la interacción con la empresa encargada de la construcción de la estructura metálica y de los paneles de concreto prefabricados, Fabricasas. Esto implicó un ir y venir para coordinar los planos arquitectónicos a los requerimientos del sistema constructivo. Los arquitectos de Connatural aseguran que durante este proceso los retos fueron similares a los que han tenido cuando se enfrentan a un nuevo material.

“Cada proyecto es único y trae aprendizajes. Todos los materiales poseen cualidades propias, en este caso eran placas de concreto que nos dieron una técnica diferente. Hay un tira y afloje entre lo que queremos y lo que el material nos permite”.

En un lapso de cinco meses estuvo lista la construcción y durante los siguientes tres se completó el trabajo  interior que consistió en recubrir todas las superficies en madera, de modo que se pudiera conservar mejor el calor. En ocho meses, aproximadamente, Andrés y su esposa pudieron habitar la casa. Un tiempo sin paralelo en una construcción tradicional, que habitualmente toma entre 14 y 18 meses.

La calidad en la arquitectura no debe depender de un gran presupuesto o de la tipología de los materiales.

imagen-s0410268

Además del tiempo, el costo es otro de los beneficios tangibles de una casa prefabricada. No necesita tantos obreros, ni movimientos grandes de tierra para cimientos y desde el inicio se tienen contabilizados los materiales necesarios. Sin embargo, en Colombia, estos sistemas y sus cualidades se han asociado tradicionalmente con proyectos de bajo presupuesto, en los que la calidad de los espacios no ha sido una prioridad.

imagen-s0130240

“Aquí no hay estigmas. Normalmente se parte de la idea de hacerla prefabricada para que sea barata. Nosotros partimos de otro punto de vista: buscamos exaltar la placa de concreto para darle valor”, comenta Sebastián. “Tal vez en nuestro país no se ha explorado en profundidad las diversas posibilidades y cualidades que tienen los materiales y las técnicas constructivas asociadas a la prefabricacion”.

Por el lado del terreno, Connatural también exploró por primera vez un concepto poco conocido en nuestra región: las piscinas naturalizadas. La idea surgió en las interacciones propias del proceso entre los propietarios y los arquitectos. Consiste en un vaso central que funciona como carril de nado, con un terreno inundado a los costados en el que crecen plantas de humedal nativas que se encargan de mantener limpia y equilibrada el agua.

Con esta iniciativa, la oficina pone su grano de arena en lo que ellos han definido como su misión: restablecer la relación entre el hombre y la naturaleza a través de la arquitectura ■

imagen-dscf6937

CONNATURAL

Fundado
MedellínLocación
Medellín
Ocupación
Arquitectura y paisajismo
Premios
Mención de honor XXII Bienal
Colombiana de Arquitectura por
Casa Entre Medianeros (2010)