Ahorro programado para el futuro de su hogar | Revista Propiedades

Ahorro programado para el futuro de su hogar

Artículo por on

Guardar dinero constituye el primer paso para concretar proyectos como tener vivienda propia.

Ahorrar puede ser muy difícil, sin embargo, hay opciones que ofrecen las entidades financieras para facilitarlo, especialmente a la hora de comprar un inmueble.

El ahorro programado es una de ellas, se trata de un mecanismo que demanda el depósito de un monto específico en una cuenta bancaria por un período determinado.

Giovanni Montoya, economista del Grupo Ágora, explica cómo se diferencia de una cuenta de ahorros tradicional: “En este caso los saldos están congelados, pueden hacerse depósitos hasta que se cumpla la meta pero nunca retiros, y al no ser una cuenta transaccional no tiene cargos por administración de tarjeta débito. Así mismo, algunas compañías bancarias eximen a esas cuentas del gravamen a los movimientos financieros. El objetivo es que no se
vuelva plata de bolsillo”.

Algunas entidades utilizan esta herramienta como una forma de construir una relación de confianza con el usuario, especialmente si este no cuenta con un amplio historial crediticio ni tiene ingresos significativos. Una vez se completa el periodo determinado de ahorro,
el usuario podría acceder a créditos o subsidios de vivienda familiar para comprar su casa.

“La mayoría de las familias lo hacen para ahorrar la cuota inicial y, de esa forma, acceder a los beneficios otorgados por el Estado”, complementa Giovanni Montoya.

En este proceso las cesantías también pueden convertirse en sus grandes aliadas si se usan de forma inteligente. “Los bancos sugieren iniciar su ahorro programado y para alcanzar más rápido la suma acordada pueden unirlo con otros mecanismos, por ejemplo, las cesantías”, explica Montoya. De igual forma, hay entidades que ofrecen créditos para la compra de vivienda a través de las cesantías.

PARA OTROS OBJETIVOS

Existe otro mecanismo muy similar: las cuentas de ahorro para el fomento de la construcción (AFC). “Estas ofrecen una serie de beneficios tributarios y pueden usarse para el pago de la cuota inicial de su vivienda, acuerdos de leasing habitacional y créditos hipotecarios”, expresa Montoya.

El economista recomienda hacer una búsqueda consciente de la entidad bancaria o cooperativa financiera que más le convenga: compare las tasas, la rentabilidad y los distintos beneficios que cada una ofrece para su ahorro ■